Michelle Bachelet agradeció a la comunidad judía por su valioso aporte al Proyecto de Ley en contra de la Incitación a la Violencia”.

Chile, NOTICIAS, Política

Hoy, a las 18:30 en punto, la presidenta Michelle Bachelet llegó a la Sinagoga de la Comunidad Israelita Sefaradí para participar en la tradicional Tefilá (Oración) por Chile.

El acto litúrgico, organizado por la Comunidad Judía de Chile (CJCh), equivalente a los Te Deum católico y evangélico, se realizó con motivo de Fiestas Patrias. Esta vez, fueron los judíos quienes se reunieron a rezar por el bienestar de Chile y de sus autoridades y conmemorar los 207 años independencia.

La ceremonia contó también con la presencia de los ministros Gabriel de la Fuente (Secretario General de la Presidencia), Carlos Furche (Agricultura), Paulina Saball (Vivienda y Urbanismo), Aurora Williams (Minería) y otras autoridades como el Presidente del Consejo Directivo del Servicio Electoral, Patricio Santamaría, el vicepresidente de Corfo, Eduardo Bitrán y numerosos parlamentarios, entre otros.

La principal oradora de la ocasión fue la jefa de Estado, quien destacó el rol que ha tenido la comunidad en la lucha por la inclusión y el respeto a la diversidad. “Quiero agradecer especialmente su activa participación y valioso aporte al Proyecto de Ley en contra de la Incitación a la Violencia”, tras lo cual fue largamente aplaudida por los más de 500 asistentes.

La mandataria agregó: “Como Uds., creemos que un Chile mejor, en un Chile más respetuoso y amable, porque cada persona, independiente de su procedencia, origen étnico, creencia, religión o género, suma a la riqueza de nuestro país. Esa diversidad supone garantizar la integridad de sus componentes evitando expresiones de odiosidad, incomprensión, discriminación e intolerancia. Somos una misma patria que debe crecer en diversidad y respeto”.

Por su parte, el presidente de la CJCh, Shai Agosin, señaló en su intervención: “Queremos agradecer a la presidenta Bachelet por cumplir con su compromiso y dar un paso decisivo para la convivencia armónica de nuestro país, al firmar y enviar al Congreso el Proyecto de Ley que tipifica la Incitación a la Violencia. Actualmente, cobra especial relevancia para dar garantías para que mujeres, hombres, cristianos, judíos, musulmanes, inmigrantes, indígenas y la diversidad sexual, entre tantos otros grupos, sigamos aportando desde nuestras diferencias, respetándolas y entendiendo que en ellas está nuestro mayor valor”.

Además, el líder comunitario se refirió a los principales problemas que afectan a nuestro país y temas contingentes como la inmigración: “Según el informe Coyuntura Económica en América de la Cepal y la OIT, Chile es el país de Latinoamérica donde más han aumentado los inmigrantes en los últimos años. Debemos preocuparnos de que los recién llegados tengan un trato digno e igualitario -como les sucedió a nuestros antepasados-, sin embargo, el último tiempo no ha sido la tónica. Muchos olvidan que esa diversidad fue un factor clave para alcanzar la independencia como país que celebramos en estos días. Inspirémonos en ello y trabajemos por un país inclusivo, respetuoso de las diferencias y abierto a la deliberación”.

En tanto, Daniel Zang, rabino de la Sinagoga de la Comunidad Israelita Sefaradí, donde se realizó el acto, aseguró: “La Tefilá nos permite la individuación del ser humano, con su capacidad de aportar desde su diferencia y especificidad, al tramado multicolor de una sociedad pluri-cultural”.

En esa línea, y como Tefilá significa precisamente oración, Zang y sus pares realizaron rogativas por la inclusión, convivencia, libertad, solidaridad, bien común, infancia, esperanza, medioambiente y diálogo interreligioso.

En forma posterior, con el objetivo de realizar una oración ecuménica, los representantes de los diversos credos presentes subieron al pulpito.

La liturgia, que duró aproximadamente una hora, finalizó con el toque del Shofar: se trata de un instrumento de viento primitivo, que consiste en un cuerno de carnero, que se asocia a la liturgia de las fiestas judías más importantes, como el Año Nuevo (Rosh Hashaná) y el Día del Perdón (Iom Kipur), que tendrán lugar en los próximos días. En esas oportunidades, tanto como hoy en la noche, se buscará a través del particular y fuerte sonido que Dios escuche las oraciones por el bienestar de Chile, sus gobernantes y los habitantes de esta tierra.

Suscríbete a nuestroNEWSLETTER

Ingresando tus datos aquí, y recibirás noticias y novedades de CJCH en tu mail.