Amenazas palestinas a la normalización árabe con Israel

Medio Oriente, NOTICIAS

Por Khaled Abu Toameh

Durante más de 10 años, Hamas y el Presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, quien dirige a la facción Fatah, han estado en guerra entre sí. Los intentos de sus hermanos árabes, incluidos Egipto, Arabia Saudita y Qatar, de resolver la lucha de poder entre los dos grupos palestinos rivales han fracasado hasta ahora y es poco probable que tenga éxito en el futuro previsible. La brecha entre Hamas y Fatah sigue siendo tan amplia como siempre: las dos partes se desprecian mutuamente. Fatah quiere regresar a la Franja de Gaza; Hamas dice en voz alta: no. Fatah quiere que Hamas se desarme y ceda el control de la Franja de Gaza; Hamas dice que no.

 

Sin embargo, en un tema en particular, los dos lados dejan de lado sus diferencias y concuerdan. Cuando se trata de Israel, sería difícil distinguir entre Fatah y Hamas.

 

Ambas partes usan el mismo lenguaje áspero cuando se refieren a Israel, las políticas y decisiones del gobierno israelí. Las declaraciones diarias que condenan a Israel, que son emitidas por separado por Hamas y Fatah, suenan casi idénticas. Ambos se refieren a Israel como el “Estado de ocupación”. También continúan incitando a los palestinos y al resto del mundo contra Israel, acusándolos de cometer “crímenes de guerra” contra los palestinos y “violar el derecho internacional”.

 

Los ataques diarios a Israel por parte de Hamas y Fatah han radicalizado a los palestinos hasta un punto en el que muchos de ellos no considerarían ningún tipo de compromiso con él.

 

En los últimos días, las partes palestinas rivales se encontraron nuevamente de acuerdo, esta vez sobre lo que perciben como esfuerzos para normalizar las relaciones entre Israel y algunos países árabes.

 

Los esfuerzos de normalización de los que se habla se refieren a la reciente visita del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu a Omán, un país árabe que no tiene relaciones diplomáticas con Israel. También se refieren a la participación de atletas israelíes en una competencia de judo en los Emiratos Árabes Unidos, otro país árabe que no tiene relaciones diplomáticas con Israel.

 

Las declaraciones separadas emitidas por Hamas y Fatah han condenado enérgicamente a los países árabes por “apresurarse” a normalizar las relaciones con Israel antes de que se resuelva el conflicto israelí-palestino. Las declaraciones son sorprendentemente similares en sus palabras y mensajes.

 

Consideremos, por ejemplo, lo que el líder de Hamas, Ismail Haniyeh, tuvo que decir sobre el aparente acercamiento entre Israel y algunos países árabes. El 29 de octubre, Haniyeh fue citado diciendo:

 

“Todos los intentos de normalización no cambiarán la realidad. No hay lugar para el enemigo [israelí] en el mapa. La gente está enviando un mensaje enojado a todos los que están normalizando [con Israel]”.

 

Una declaración emitida por el movimiento Hamas de Haniyeh, fue tan lejos como para denunciar los esfuerzos de normalización como una “puñalada en la espalda de los palestinos”. La declaración acusó a los árabes que están comprometidos en diversas formas de diálogo con Israel de “abandonar a los palestinos y su justa causa”.

 

En otras palabras, Hamas está implicando que cualquier líder árabe que establezca relaciones con Israel será visto como un traidor a los palestinos y su causa. Haniyeh es brutalmente honesto en cuanto a por qué él y Hamas se oponen a cualquier forma de normalización con Israel; es porque creen que “no hay espacio” para Israel en el mapa. A sus ojos, Israel no tiene derecho a existir y debe ser reemplazado por un estado islámico, donde los judíos serían bienvenidos a vivir como una minoría.

Los rivales de Hamas en Fatah han adoptado una postura similar hacia el calentamiento de las relaciones entre Israel y algunos países árabes. Varios altos funcionarios de Fatah, entre ellos Munir al-Jaghoob y Mohammed Shtayyeh, condenaron a Omán por recibir a Netanyahu. También condenaron a los Emiratos Árabes Unidos por permitir que los israelíes participen en la competencia de judo.

 

“Fatah condena la normalización pública entre Israel y algunos países árabes”, comentó al-Jaghoub. Continuó afirmando que la visita de Netanyahu a Omán era parte del plan aún no anunciado para la paz en el Medio Oriente del presidente Donald Trump de Estados Unidos. Los palestinos creen que el plan de Trump, que nadie en el Medio Oriente ha visto hasta ahora, contempla el establecimiento de tratados de paz entre Israel y los países árabes antes de que se resuelva el conflicto entre Israel y los palestinos.

 

Hamas y Fatah se oponen a la normalización entre Israel y los países árabes porque temen que sus hermanos árabes los abandonen. Las dos partes rivales palestinas temen que una vez que los árabes firmen tratados de paz con Israel, ellos (los árabes) se olvidarán de los palestinos y se centrarán en llevar la prosperidad y la estabilidad a los países árabes.

 

Los palestinos buscan continuar manteniendo al mundo árabe como rehén de sus propias demandas poco realistas. No quieren ver a los países árabes avanzar y construir un mejor futuro para su gente. Esta táctica, que ha funcionado durante las últimas siete décadas, aparentemente está a punto de volverse menos útil muestran un país árabe después de que el otro abra sus puertas a los líderes, políticos y atletas israelíes.

 

Hamas y Fatah parecen querer jugar la carta de la víctima hasta el final amargo. Durante mucho tiempo han afirmado ser víctimas de Israel. Ahora buscan convencer al mundo de que los palestinos son víctimas de algún tipo de conspiración israelí-estadounidense para hacer la paz con Israel. En el mundo de los palestinos, la paz entre Israel y los países árabes equivale a una traición, una conspiración creada por Israel y la administración de los Estados Unidos.

 

En lugar de dar la bienvenida al calentamiento de las relaciones entre Israel y algunos países árabes como un desarrollo positivo que trae esperanza y optimismo al Medio Oriente, los gobernantes de Hamas y Fatah están ocupados condenando e incitando a los árabes que “colaboran” con Israel. Las condenas y la incitación suenan como amenazas dirigidas a los jefes de Estado y gobiernos árabes que quieren hacer negocios con Israel. Estas amenazas, sin duda, tendrán un impacto negativo en algunos de los países árabes que los verán como un chantaje por parte de los palestinos.

 

Cuando Hamas y Fatah hacen un llamado al “mundo árabe” para expresar su oposición a los esfuerzos de normalización con Israel, en realidad están instando a la gente de los países árabes a rebelarse contra sus líderes y gobiernos. Es difícil ver cómo cualquier líder árabe permanecerá ocioso ante las amenazas y denuncias palestinas.

 

Los palestinos están actuando una vez más contra sus propios intereses al alienar a los países ricos y poderosos, como los Emiratos Árabes Unidos y Omán. Hamas y Fatah están llevando a su gente a un cierto fin: aislamiento y extremismo. Entonces, Fatah y Hamas no pueden acordar pagarles a sus trabajadores, no pueden acordar el suministro de electricidad a la Franja de Gaza y no pueden acordar el suministro de medicamentos a los hospitales allí. Sin embargo, están de acuerdo en infligir más y más daño a su gente. Si continúan así, llegará el día en que los palestinos descubrirán que sus amigos y hermanos se han convertido en sus mayores enemigos.

Artículo original de © israelnoticias.com | Autorizado para su difusión incluyendo este mensaje y la dirección: https://israelnoticias.com/medio-oriente/amenazas-palestinas-normalizacion-arabe-israel/

Suscríbete a nuestroNEWSLETTER

Ingresando tus datos aquí, y recibirás noticias y novedades de CJCH en tu mail.