“Este es mi país, sirvo en las Fuerzas de Defensa de Israel”, destaca un soldado musulmán

Israel, NOTICIAS

Itongadol/AJN

Después de un año como voluntario en un movimiento juvenil israelí, Bilal Taha se enorgullece de estar en una unidad de combate, incluso si eso significa proteger los asentamientos, y cree que más árabes pronto se unirán al ejército.

Antes de abandonar su base de las FDI, el cabo Bilal Taha, de 21 años, se quita el uniforme militar y se viste de civil; solo entonces aborda el autobús que lo lleva a su pueblo de Deir al-Asad, en Galilea, donde el servicio en las FDI es inusual. Taha es caso particular de un árabe israelí que eligió servir en el ejército.

“Hay muchos que no están contentos de que yo sea un soldado, no sé cuál sería su reacción si ingresara a la ciudad en uniforme”.

¿Es peligroso?

“No, no lo es, pero es un poco extraño”, explica Taha. “La mayoría de mis amigos eligieron estudiar y no alistarse”.

Antes de ingresar en el ejército en 2017, Taha pasó un año como voluntaria en la Federación de Jóvenes Estudiantes y Trabajadores, un movimiento juvenil de izquierda en Israel, donde decidió enlistarse. Durante este año, visitó a amigos de todo el país y fue testigo de diferentes estilos de vida. Esto lo llevó a la conclusión de que existen más puntos en común que diferencias entre judíos y árabes en Israel.

“Pasamos una semana en Safed Yeshiva (seminario), un mes en el asentamiento de Ofra y también visitamos mi aldea. Observamos las diferencias y similitudes entre todos esos lugares”.

¿En qué se diferencia Ofra de Deir al-Asad?

“No hay diferencia; sólo la ubicación, el idioma y la religión de los residentes. El judaísmo y el islam son muy similares. Una familia de Jerusalem te da la bienvenida de la misma manera que una en Deir al-Asad”.

Como asentamiento en la Ribera Occidental, ¿no es raro visitar Ofra?

“Cuando viajamos me dirigí a jóvenes de nuestro grupo y para ellos era raro recibir a un árabe en Ofra. Ellos expresaron interés en mí.”

Su primer puesto en las FDI fue en el departamento que busca sumar nuevos miembros, pero después como soldado de combate buscó un rol más activo.

Como hijo único, necesitaba la aprobación de sus padres para servir en una unidad de combate, su madre no estaba convencida pero tras la insistencia de su hijo ambos firmaron los formularios necesarios. Su padre lo apoyó desde el principio.

¿Sus vecinos se interesan en tu servicio?

“Sí, preguntan sobre mis actividades. Vivo aquí, este es mi país, pago impuestos, respeto la bandera y el himno y sirvo en las FDI”.

Todos sus compañeros de servicio son judíos y él respeta las costumbres judías y no come alimentos como carne y lácteos juntos y permanece de pie durante las ceremonias de Shabbat Kidush y Havdala.

Bilal dirige sus oraciones islámicas en un lugar discreto en la base para no atraer atención indebida. “Prefiero que la gente me haga preguntas que hablen detrás de mí”.

Él cree que un número creciente de árabes israelíes se alistará en el IDF en el futuro. “Muchos en Deir al-Asad quieren ayudar y participar. Temen al cambio, pero servirán y se pondrán el uniforme.”.

Suscríbete a nuestroNEWSLETTER

Ingresando tus datos aquí, y recibirás noticias y novedades de CJCH en tu mail.