Israel pone en marcha Beresheet 2, su nuevo intento a la Luna

Ciencia y Tecnología, NOTICIAS

Morris Kahn

Agencia AJN

Tras el fracaso de la nave israelí Beresheet en su intento por llegar a la Luna esta semana, el presidente de SpaceIL, Morris Kahn, anunció el lanzamiento del proyecto Beresheet 2, que entró en vigencia de inmediato, y agregó: “Comenzamos algo y tenemos que finalizarlo. Pondremos nuestra bandera en la luna “.

La pequeña nave espacial, el primer vehículo de aterrizaje lunar financiado con fondos privados, se estrelló en la superficie lunar el jueves por la noche durante un intento de alunizaje, aparentemente debido a una falla técnica que causó que su motor principal se detuviera a mitad de la maniobra.

En una entrevista en canal 12 de la televisión isarelí, el multimillonario nacido en Sudáfrica, dijo que el trabajo sobre la nave sucesora de Beresheet comenzará de inmediato.

“La respuesta que hemos recibido ha sido increíble. La cantidad de agradecimientos y cartas es asombroso “, dijo. “Durante el fin de semana, tuve tiempo para pensar en lo que sucedió, y la verdad es que ver todo el aliento y el apoyo de personas de todo el mundo es sorprendente”.

“Me dio tiempo para pensar y sentí que sería una pena dejar las cosas así. He venido a anunciar un nuevo proyecto: Beresheet 2. Comenzamos algo y tenemos que terminarlo. Pondremos nuestra bandera en la luna “, anunció Kahn.

A pocas horas del comienzo de la semana laboral en Israel, Morris Kahn declaró: “El Proyecto Beresheet 2 comienza mañana. Un equipo de la misión se reunirá mañana para comenzar a trabajar”.

Tras su anuncio, la Industria Aeroespacial Israelí, que se asoció a SpaceIL en el proyecto Beresheet, dijo que participaría con gusto en futuros emprendimientos conjuntos.

Kahn proporcionó una gran parte de los 100 millones de dólares necesarios para construir y lanzar la nave espacial, un enfoque novedoso que se produjo a un costo mucho menor, en comparación con los esfuerzos anteriores financiados por el Estado para llegar a la Luna.

El proyecto fue un emprendimiento conjunto entre la organización sin fines de lucro israelí SpaceIL y la Industria Aeroespacial Israelí, financiado casi en su totalidad por donaciones privadas de conocidos filántropos judíos, incluidos Kahn, Miriam y Sheldon Adelson, Lynn Schusterman y otros.

Suscríbete a nuestroNEWSLETTER

Ingresando tus datos aquí, y recibirás noticias y novedades de CJCH en tu mail.