Israel/Elecciones. Presidente Rivlin inició ronda de consultas y el principal partido opositor descartó la unidad

Israel, NOTICIAS

Agencia AJN

El presidente Reuven Rivlin inició hoy las consultas sobre a quién debería encargarse la misión de formar el próximo gobierno y señaló a los representantes del partido Likud que “la gente espera la unidad”, para lo cual resaltó que el oficialismo debe desempeñar un papel clave a fin de salvar las divisiones dentro de la sociedad israelí.

Rivlin también se reunió con los dirigentes del partido centrista Azul y Blanco a quienes consultó sobre si consideraría la posibilidad de sentarse en un gobierno no liderado por Benny Gantz, una opción firmemente descartada por esa facción.

Luego de las elecciones nacionales de la semana pasada, Rivlin se reunirá hoy y mañana con los líderes y representantes principales de los 11 partidos que obtuvieron escaños en la Knesset en las elecciones de la semana pasada, para recibir sus recomendaciones sobre quién debería tener la primera oportunidad de reunir una mayoría gobernante.

Parece seguro que Rivlin confía la tarea de formar un gobierno al Primer Ministro Benjamin Netanyahu, quien probablemente pueda formar una coalición de hasta 65 escaños que comprende Likud (36 escaños), los ultra-ortodoxos Shas (ocho escaños), Judaísmo de la Torá (siete), Unión de Partidos de la Derecha (cinco), Kulanu (cuatro) y, tal vez, Yisrael Beytenu (cinco).

Por el contrario, el partido Azul y el Blanco de Benny Gantz, descartó la posibilidad de asociarse con los dos partidos árabes israelíes, Ra’am-Balad y Ta’al-Hadash, por lo que solo puede contar con el respaldo de Avodá y Meretz a pesar de haber ganado 35 escaños. Si bien los resultados lo ubican justo detrás del Likud, sus 35 asientos aumentan solo a 45 con el respaldo de los partidos de centro-izquierda y de izquierda.

Después de una campaña electoral en la que el Likud acusó a Rivlin de planear “subvertir la voluntad del pueblo” al elegir a un candidato distinto de Netanyahu para liderar el próximo gobierno, el presidente inició sus conversaciones destacando a los representantes principales del partido que su papel era que de emisario del pueblo.

“Dije antes de las elecciones y repito ahora: un presidente no elige a un primer ministro, ninguna persona entre los ciudadanos del país elige un primer ministro, pero el soberano elige un primer ministro y el soberano es el pueblo”, sostuvo ante los ministros del Likud, Yariv Levin y Miri Regev, y al ex presidente de la coalición, David Bitan, que representaban al partido en las conversaciones.

Después de que el presidente haya hecho su elección, quien, como dijo Rivlin, no necesariamente tiene que haber recibido la mayoría de las recomendaciones o ser el jefe del partido más grande, el designado tendrá 28 días para formar un gobierno.

Como era de esperar, el ministro de Turismo, Levin, dijo a Rivlin que el partido Likud “desea recomendar a Benjamin Netanyahu, como la persona que ganó la más amplia confianza y el más amplio apoyo público, para formar el próximo gobierno”.

Levin agregó que “terminamos una campaña electoral difícil y nos dispusimos a formar un gobierno estable que podría liderar al país por cuatro años más”.

Por primera vez, las recomendaciones se transmitieron en vivo, una decisión que la oficina del presidente anunció la semana pasada “en nombre de la transparencia” y “en una decisión histórica y pionera”.

Después de escuchar a los representantes del Likud, Rivlin dijo que el partido debe considerar su papel en la unión de la gente, lo que podría indicar su preferencia por la formación de un gobierno de unidad nacional.

“Toda la nación quiere ver una unidad más valiente, incluso cuando hay desacuerdos entre la gente”, les dijo Rivlin.

El presidente también preguntó a los representantes del Likud qué harían si el primer ministro actual no recibe 61 o más recomendaciones, la mayoría de la Knesset integrada por 120 asientos.

Levin respondió que pensó que el presidente tomaría en consideración “el hecho de que el Likud haya recibido más votos, más escaños y más recomendaciones, aunque no sea la mayoría”.

Refiriéndose a los cargos por corrupción que se espera que se presenten contra Netanyahu en los próximos meses, en espera de una audiencia, la ministra de Cultura, Miri Regev, dijo que la gente dejó en claro que quieren que siga siendo el primer ministro.

“Recibió la confianza del público a nivel personal, y Likud recibió 36 asientos por primera vez en muchos años… Esto significa que el público consciente ha hablado con claridad”, dijo Regev.

Netanyahu está reuniendo lo que algunos han descrito como una “coalición de acusaciones” que podría ser leal a lo largo de un proceso de audiencia legal e incluso, si se presenta una acusación, mientras enfrenta un juicio en el Tribunal de Distrito de Jerusalén.

La especulación ha girado en torno a que puede usar su nueva fuerza política para promover una legislación que le otorgue inmunidad de enjuiciamiento mientras siga siendo primer ministro.

A todo esto, el partido Azul y Blanco rechazó los llamamientos para unirse a un gobierno de unidad con el Likud.

Dirigentes del partido se reunieron con el presidente Rivlin, como parte de las consultas posteriores a las elecciones, para determinar cuál es el candidato más capacitado para formar una coalición de gobierno.

“Este fue un ciclo electoral tormentoso”, dijo Gabi Ashkenazi, miembro electo de la Knesset, ex jefe de personal de las FDI que se postuló por el partido Azul y Blanco en las elecciones de la semana pasada.

“Respetamos la decisión que tomó la gente. En lo que no debe sorprender, recomendamos a Gantz. Estamos orgullosos de los logros alcanzados en tan poco tiempo. Continuaremos sirviendo a nuestros votantes y al público en general”, agregó.

Durante la reunión, el presidente Rivlin instó al partido Azul y Blanco a considerar la posibilidad de formar un gobierno de unidad con el Likud.

“Muchos en Israel quieren ver a las personas reunidas. No quiero usar la palabra ‘unidad’, porque eso tiene connotaciones políticas. Pero enfrentamos desafíos políticos, de seguridad, domésticos y económicos, junto con cuestiones sociales que deben manejarse con sensibilidad. Mi pregunta es, si fuera invitado, sin condiciones previas, a unirse a un gobierno de unidad liderado por alguien que no sea la persona que está recomendando (para primer ministro), ¿lo consideraría?”, consultó.

Sin embargo, los representantes del partido rechazaron la propuesta y dijeron que recomendaban al presidente que Benny Gantz fuera elegido para servir como primer ministro.

“Después de considerar detenidamente la idea, creemos que dadas las circunstancias actuales, no podremos servir en el tipo de gobierno que se le propone”, respondió Ashkenazi.

“Trabajaremos en nombre del pueblo israelí, pero no desde dentro del gobierno que no está dirigido por Benny Gantz”, agregó.

Suscríbete a nuestroNEWSLETTER

Ingresando tus datos aquí, y recibirás noticias y novedades de CJCH en tu mail.