Gerardo Gorodischer: “ Januca, una historia de logros humanos”

Chile, NOTICIAS

Gerardo Gorodischer, Presidente de la Comunidad Judía y hablando en representación de las instituciones que la conforman, dijo durante el acto en La Moneda, que Januca es “ una historia de logros humanos” como también “ la historia de un pueblo que supo iluminar con la fuerza de la esperanza , una época oscura”. Y añadió que la celebración de esta actividad constituye “ un momento propicio para renovar nuestro compromiso con los valores que hacen posible la vida en común, y con el respeto ilimitado de los derechos que todo ser humano posee”.

Ofrecemos a continuación, el texto completo del mensaje del Presidente de la Comunidad Judía de Chile.
“Hoy celebramos la festividad judía de Janucá-la fiesta de la luz- en el Palacio de Gobierno.

Desde hace ya 11 años que, como comunidad judía de Chile, tenemos el honor de ser recibidos en el Palacio de La Moneda, para conmemorar esta simbólica festividad.

Hacerlo de manera pública, como se hace en otras casas de Gobierno alrededor del mundo, resulta revelador del tipo de sociedad que tenemos.

En este sentido deseo expresar, en nombre de la Comunidad Judía de Chile, nuestra gratitud con el Gobierno del Presidente Señor Sebastian Piñera Echeñique, al impulsar esta conmemoración el día de hoy, en una coyuntura tan especial como la que estamos viviendo como país. Este gesto realza la importancia que le da el Estado de Chile a respetar y acoger a todos sus ciudadanos.

Por eso mismo, es que como judíos de Chile tenemos una responsabilidad con nuestro país, precisamente con el simbolismo de Janucá y el concepto de traer luz al mundo.

Nuestros sabios señalaban que “la luz de janucá debe ser colocada por fuera de la puerta del hogar o bien en una ventana”. Es decir, atrevernos a iluminar el exterior, incluso y más aún, en tiempos difíciles.

Esta interpretación refleja el hermoso espíritu que hay detrás de esta celebración; compartir la luz, la magia de las velas con nuestros compatriotas, para encontrar en comunidad, la vía para ser más libres, tolerantes y solidarios.

En hebreo ocho –los días que dura la fiesta- se dice shmoná, que contiene las mismas letras de neshamá, alma. Cada uno de nosotros tiene una neshamá, una luz interior, que nos da fuerza y disipa la oscuridad. Esa es la luz de Janucá, ese espíritu que nos ayuda a despertar, a mirar al mundo y al prójimo de manera distinta y a valorar la libertad, que es lo que también se celebra en esta fiesta.

Hoy más que nunca nuestro país requiere luz para que impere el diálogo, la tolerancia y el consenso, luz para encandilar la violencia, luz para iluminar la oscuridad. Como dijo el sabio judío Hillel “esfuérzate por ser tu quien trae luz al mundo”.

Y en ese sentido, una sociedad luminosa es una sociedad que respeta, escucha, dialoga y supera sus diferencias, por un bien común que es la democracia y el desarrollo íntegro de sus habitantes. Me permito citar al ex Primer Ministro de Israel y Premio Nobel de la Paz, Shimón Peres, quien declaró “la democracia no es un lugar de gente similar sino de gente diferente. Su principio no es de igualdad sino de igualdad de derechos para que cada quien sea diferente y no obstante las diferencias, y los puntos de vista variados, sea posible vivir juntos y sin violencia… por ello no hay victorias en las democracias, hay paz y la paz es la verdadera victoria de la vida política de los pueblos”.

Creemos profundamente que vivir en la diferencia no puede ser un privilegio, tiene que ser un derecho. Tal como debe primar el respeto por el otro, y apelar a lo mejor de todos y cada uno de los ciudadanos, para construir un país más justo, próspero, equitativo y solidario.

Lamentablemente, los últimos hechos en el país, han denotado una escalada de violencia y el resurgimiento de opciones extremistas, entre ellas el antisemitismo. Por eso, es que, nos parece apropiado resaltar que la Organización de Estados Americanos (OEA), por medio de su Secretario General el Señor Luis Almagro, en junio de este año haya adoptado como oficial la definición de antisemitismo de la Alianza Internacional para el Recuerdo del Holocausto, e indicado que la lucha eficaz contra el antisemitismo significa “la lucha por la democracia, por los derechos humanos, por el fortalecimiento de las instituciones y por una cultura de respeto”.

Ayer como Comunidad Judía de Chile participamos del lanzamiento oficial de la Segunda Consulta Ciudadana sobre la Discriminación. Valoramos y apoyamos lo indicado por la Ministra Secretaria General de Gobierno, Sra. Karla Rubilar sobre comprometerse a trabajar en conjunto, para aprobardentro de los próximos dos años-la Ley contra la incitación al odio y la violencia, y modificar la actual ley contra la Discriminación. Creemos que ambos anuncios son especialmente valiosos y significativos, ya que hoy estamos aún en deuda con normativas legales para un Chile sin discriminación. Por eso, es que la materialización de estos anuncios, nos situara como un faro de luz en el continente.

Nuestro compromiso es seguir trabajando por un país de luz, de paz y libertad, en que los seres humanos independientemente de su religión, orientación sexual, género, nacionalidad o etnia, vivan en un Chile más próspero.

Desde un punto de vista histórico la festividad de janucá recuerda el triunfo de unos pocos, -sobre muchos- los griegos- quienes tenían como objetivo destruir el judaísmo y convertir el sagrado templo de Jerusalem en un lugar para su idolatría. Los macabeos se mantuvieron firmes en contra de todos los pronósticos derrotando a los griegos y reconstruyendo el Templo, ahí fue, cuando encontraron un pequeño cántaro de aceite que duraba sólo para mantener, por un día, encendida “la luz de vida, la neshama” del Templo. Sin embargo, milagrosamente se mantuvo encendida durante 8 días, tiempo exacto que demoraban en tener preparado el nuevo aceite.

Pero el verdadero milagro de Janucá no es que un cántaro de aceite que debía durar para un día, alcanzó para ocho. El verdadero milagro es que hoy-más de 22 siglos después-el pueblo judío donde quiera que esté-continúa celebrando esta festividad y compartiendo su enseñanza con la sociedad, para que, entre todos, logremos traer más luz al mundo.

Janucá se trata de ver cosas, personas, ideas y milagros que están justo frente a nosotros, a pesar de que no seamos capaces de verlos. Es también una historia de logros humanos. Es la historia de un pueblo que supo iluminar con la fuerza de la esperanza, una época oscura.

Esta celebración de Janucá es un momento propicio para renovar nuestro compromiso con los valores que hacen posible la vida en común, y con el respeto ilimitado de los derechos que todo ser humano posee. En ese sentido, nos comprometemos a ser partícipes en el debate público; a colaborar en reforzar el diálogo y el respeto mutuo.

En nombre de la Comunidad Judía de Chile, agradezco al Gobierno esta iniciativa de celebrar nuevamente esta festividad, incorporándola como una tradición, permitiéndonos compartir junto a nuestras autoridades y querido país, el hermoso milagro de Januca.

Que su luz de esperanza ilumine el destino de ésta, nuestra maravillosa tierra y el futuro de todos quienes conformamos esta nación.

Jag Sameaj!

Suscríbete a nuestroNEWSLETTER

Ingresando tus datos aquí, y recibirás noticias y novedades de CJCH en tu mail.







Fin popup -->