Digamos la verdad sobre Hamas y Gaza

Medio Oriente, NOTICIAS

Resulta que los grupos terroristas islamistas genocidas son malos para gobernar. Esto no debería ser una sorpresa. Pero aparentemente lo es para el Washington Post. El informe del periódico del 2 de enero denunció las condiciones de vida en la Franja de Gaza, pero no le echó la culpa donde corresponde: Con Hamas, el grupo terrorista señalado por Estados Unidos que gobierna la Franja.

Citando un informe de la ONU de 2012, el Post afirmó que Gaza “se volvería inhabitable en 2020” si “las tendencias económicas, medioambientales y políticas prevalecientes continuaban”. Es, según el Post, “una sombría realidad que enfrentan los dos millones de residentes palestinos de Gaza a medida que se acercan al nuevo año y a la nueva década”.

Los reporteros Miriam Berger y Hazem Balousha destacaron algunos de los problemas que enfrenta Gaza: Un mar lleno de aguas residuales “bombeadas porque no hay suficiente electricidad e infraestructura para hacer funcionar el sistema de alcantarillado de Gaza devastado por la guerra”; los “hospitales, escuelas y hogares” que “de manera similar funcionan en vacío, desgastados por la falta de agua limpia, electricidad, infraestructura y empleos o dinero”.

“Casi nadie”, escriben, “tiene suficiente agua limpia para beber”. El Post cita a algunos palestinos. El periódico también cita sin crítica alguna a la Agencia de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas (UNRWA), así como a la Organización Mundial de la Salud (OMS) y a la propia ONU. Contrariamente a las prácticas periodísticas habituales, no se cita a ningún funcionario israelí.

Sin embargo, muchas de las fuentes del Post tienen una historia documentada de parcialidad. Y se omiten hechos y contextos importantes en el artículo.

Como señaló Ricki Hollander de CAMERA en un informe del 26 de junio de 2019, “(La) división del Mediterráneo Oriental de la OMS es abiertamente partidista: Su sitio web se refiere constantemente a la tierra en disputa de Judea y Samaria y Gaza como ‘Territorios Palestinos Ocupados’ y, junto con sus informes, incluye afirmaciones de propaganda incendiaria, con el imprimátur de la OMS”. En su reunión anual en mayo de 2019, la OMS aprobó una resolución que señalaba a Israel, y sólo a Israel, como culpable. Sorprendentemente, como destacó UN Watch, no se mencionaron las catástrofes sanitarias en Siria, Yemen, Venezuela o el África subsahariana.

Como Hollander documentó, “Las deficiencias en la prestación de servicios de salud a los palestinos se culpan a Israel, sin que se reconozca el papel del liderazgo palestino, ya sea de Hamas o de la Autoridad Palestina, en el propio conflicto o en las decisiones que toma y que comprometen la prestación de servicios de salud”. Otros informes de la OMS han ignorado de manera similar la responsabilidad de los líderes palestinos, incluyendo la omisión de la subversión de las ambulancias médicas por parte de los terroristas, el rechazo por parte de Hamas de los suministros médicos esenciales de Israel, o la desviación de recursos de Hamas para beneficiar su infraestructura terrorista.

La OMS tampoco pone de relieve la reducción de los servicios esenciales por parte de la Autoridad Palestina (AP) y la detención de los envíos médicos a Gaza, ni el papel de la Autoridad Palestina en el retraso o la suspensión de los pagos por la remisión de pacientes para su tratamiento médico fuera de Gaza.

Aunque el Post no lo menciona, Israel es un líder mundial en la purificación y preservación del agua. La tecnología israelí podría ayudar a los habitantes de Gaza, pero Hamas se niega a reconocer la legitimidad del Estado judío.

Y ése es el fondo del problema, tanto con el reportaje del Post como con la situación en sí: Hamas es un grupo terrorista islamista que pide la destrucción de Israel. Su única razón de ser es lograr este objetivo, un hecho que su carta fundacional, que cita con aprobación a Adolfo Hitler, deja claro. Hamas usa a su gente como escudos humanos, anuncia terroristas suicidas y anima a los habitantes de Gaza que viven bajo su gobierno a ser “mártires” y a llevar a cabo ataques terroristas.

En pocas palabras: Hamas no cree en la santidad de la vida humana, ni israelí ni palestina. Por tanto, ¿es realmente sorprendente que el grupo no haya invertido en su propia gente, cuando los ve sólo como munición prescindible en su incesante guerra contra el Estado judío?

Hamas tiene una larga historia de mal uso de la ayuda internacional. Como señaló un informe de USA Today del 14 de octubre de 2013, los materiales enviados a Gaza para construir su infraestructura se han utilizado en cambio para construir túneles del terror desde los que lanzar ataques. Estos materiales estaban destinados a la construcción de escuelas, carreteras, clínicas, hospitales y unidades de vivienda, pero, como mostraron las pruebas fotográficas, Hamas los estaba usando con intenciones asesinas. Según algunas estimaciones, cada túnel requiere de 3 a 10 millones de dólares para su construcción. Sin embargo, cuando las Fuerzas de Defensa Israelíes (FDI) han encontrado y destruido estos túneles, Hamas ha jurado que construiría “miles” más.

A pesar de sus objetivos genocidas, la OMS también confía en el Ministerio de Salud de Gaza controlado por Hamas para obtener estadísticas, un profundo error que replican otras fuentes del Post, como la ONU y la UNRWA.

De hecho, estas entidades también son parte del problema, como se destacó en un artículo de Fox News del 13 de diciembre de 2018: “El sesgo antiisraelí de la ONU es innegable”. La ONU señala constantemente a Israel por su oprobio, un hecho demostrable que se pone de relieve por sus votos y por la erudición y las declaraciones de numerosos embajadores y administraciones estadounidenses.

Las escuelas administradas por la UNRWA han sido sorprendidas promoviendo material antisemita y violencia anti-judía, y como lo ha documentado CAMERA, el personal de la organización ha incluido operativos reales para grupos terroristas.

El 23 de diciembre de 2019, el ex portavoz de la UNRWA, Chris Gunness, glorificó el asesinato de colaboradores palestinos. En un tweet extraño y revelador, Gunness publicó un poema, que luego fue eliminado, sobre “colaboradores” que se retorcían “mientras colgaban en el aire en los postes de luz que brillaban en la plaza de Palestina”. Poco más de una semana después, The Washington Post consideró oportuno tratar a la UNRWA como una fuente creíble.

Al minimizar la responsabilidad del liderazgo palestino, de hecho, en algunos casos compartiendo sus objetivos de deslegitimar el Estado judío y de condonar el terror, estos organismos internacionales le están dando facilidades a Hamas. Por su parte, el propio Post incluso regurgita la propaganda de Hamas, afirmando que “los palestinos comparan” Gaza con “una prisión al aire libre”. Pero no se cuestiona mucho quién es el verdadero carcelero y quién construyó esa prisión.

Por ejemplo, el Post no le dice a los lectores que los palestinos eligieron abrumadoramente a Hamas en las elecciones de 2006, elecciones que siguieron a una ola de terror de 5 años, conocida como la Segunda Intifada. El Post también omite que Israel se retiró unilateralmente de Gaza en 2005 y sólo inició un bloqueo defensivo después que Hamas comenzó a lanzar cohetes tras la retirada israelí.

Aunque muchos habitantes de Gaza sufren, los líderes de Hamas viven en el lujo. Altos dirigentes como Moussa Abu Marzouk y Khaled Mashaal son multimillonarios. Muchos mantienen casas en el extranjero en Turquía, Qatar y otros lugares. Como Suheib Yousef, hijo del cofundador del grupo, Sheikh Hassan Yousef, dijo recientemente a un entrevistador: “Los líderes de Hamas viven en hoteles lujosos y torres de lujo, sus hijos aprenden en escuelas privadas y son muy bien pagados por Hamas. Reciben entre cuatro y cinco mil dólares al mes, tienen guardias, piscinas, clubes de campo”.

Parece que los terroristas se convierten en pobres gobernantes, una verdad que incluso las organizaciones antiisraelíes y la prensa deberían ser capaces de entender.

Artículo original de https://israelnoticias.com/editorial/verdad-hamas-gaza/

Suscríbete a nuestroNEWSLETTER

Ingresando tus datos aquí, y recibirás noticias y novedades de CJCH en tu mail.







Fin popup-->