Los Estados Árabes tienen todo para ganar de la normalización con Israel

NOTICIAS, Opinión

Por Rami Dabbas

Como activista y escritor árabe, hago un llamamiento al mundo árabe para que normalice las relaciones con Israel, una medida que nos beneficiaría casi exclusivamente a nosotros. Israel ganaría muy poco de esto en términos prácticos, mientras que los árabes podrían ganar muchísimo.

Mi pueblo no entiende que Israel es en realidad nuestro amigo y que si seguimos el ejemplo del Estado judío, nosotros también podríamos llegar a ser prósperos como Estados Unidos y Europa.

Israel es más fuerte y más estable que los Estados árabes en casi todos los frentes. Si todas las fronteras estuvieran abiertas de par en par en los Estados árabes, pocos israelíes, si es que hay alguno, huirían de Tel Aviv hacia las ciudades árabes; pero ciertamente se vería un flujo de gente en la dirección opuesta, y por la misma razón que multitudes de árabes buscan emigrar a Europa.

El conflicto por la tierra debe ser puesto en perspectiva. La tierra que se convirtió oficialmente en el Estado de Israel fue originalmente territorio judío, que más tarde fue controlado por una serie de conquistadores, incluidos los árabe-musulmanes. Estos últimos son los verdaderos ocupantes, y están luchando para revertir el restablecimiento de la soberanía judía.

Cualquier persona en su sano juicio sabe, o debería saber, que los judíos no son colonialistas en esta región, sino más bien un pueblo indígena. Pero nosotros, los árabes, nos hemos vuelto arrogantes, hasta el punto de negar todos los registros históricos de la soberanía judía que precedieron al dominio árabe-musulmán en Oriente Medio. El idioma hebreo por sí solo es prueba suficiente de una larga historia judía en la tierra de Israel.

Incluso en mi país, Jordania, que está oficialmente en paz con Israel, seguimos escuchando el término “resistencia a la normalización” con el odiado “enemigo sionista”. Mi pueblo no entiende que Israel es en realidad nuestro amigo y que si siguiéramos el ejemplo del Estado judío, entonces nosotros también seríamos prósperos. En cambio, seguimos bajo la influencia de una colonización islámica que nos mantiene viviendo una existencia atrasada y primitiva.

Algunos ejemplos: Eche un vistazo a las universidades de Israel comparadas con las nuestras, sus hospitales comparados con los nuestros, la tecnología de Israel comparada con la nuestra (si puede encontrar alguna).

La investigación científica israelí a menudo se adelanta a lo que viene de Europa y América, mientras que nosotros, los árabes, nos revolcamos en la edad oscura. A pesar de toda nuestra hostilidad, Israel todavía quiere vivir en paz con los árabes. ¿Podemos realmente culpar a los judíos por regresar a una tierra de la que fueron expulsados por la fuerza?

La verdadera razón por la que los países árabes se resisten a la normalización con Israel es que rechazan la civilización occidental. El Estado de Israel es un país civilizado y democrático, como los de Europa; a veces incluso más. Gran parte del mundo árabe ha sido educado para detestar este tipo de civilización. Lo que encontramos al final es que aquellos que llaman a resistirse a la normalización con Israel a menudo no entienden realmente lo que están protestando. Quieren los beneficios de la civilización europea, pero luego rechazan el ejemplo genuino de ella que se encuentra a nuestro lado.

Observo que lo que ahora es la civilización “europea” se basa en gran medida en la civilización judeocristiana, que se originó con los judíos de Oriente Medio.

Nuestra región es realmente el hogar de las culturas judía, aramea y siria. Los árabes vinieron de la Península Arábiga y colonizaron y eliminaron esas culturas indígenas. Con el tiempo, esos pueblos originales comenzaron a olvidar y abandonar sus culturas y a asimilarse a la civilización árabe.

Los árabes no tienen derecho a negar el retorno de la nación judía. Por eso hago un llamamiento a la normalización: Para que se reconozca el derecho de los judíos a ejercer la soberanía en sus tierras ancestrales.

Nosotros los árabes venimos del Hijaz, Najd y Yemen. Ocupamos esta tierra y la convertimos en árabe. Algunas de las palabras sirias y arameas que todavía usamos hoy en día, así como los nombres registrados de los poblados descubiertos en las excavaciones arqueológicas. Esto prueba que no somos los habitantes originales de aquí. Es hora de resolver este conflicto, y eso comienza con nosotros, los árabes, aceptando la verdadera conexión histórica del pueblo judío con esta tierra. Tenemos todo para ganar al hacerlo.

Artículo original de https://israelnoticias.com/editorial/estados-arabes-normalizacion-israel-2/

Suscríbete a nuestroNEWSLETTER

Ingresando tus datos aquí, y recibirás noticias y novedades de CJCH en tu mail.







Fin popup -->