Transcripción completa del mensaje de Netanyahu a Israel sobre la pandemia del Coronavirus

Israel, NOTICIAS

Ciudadanos de Israel, conocen el dicho: ‘Quien salva una vida, es como si salvara al mundo entero’. Pero con el coronavirus, ese dicho tiene un segundo lado virulento: “Quien infecta a una persona, es como si infectara al mundo entero”. No hay un “como si”, realmente ha infectado al mundo entero.

 

Quiero que conozcan los hechos. La última vez que hablé con ustedes, hace sólo cinco días, había 41.000 pacientes en Italia con 3.400 muertos. Hoy en Italia hay casi 71.000 pacientes y más de 7.000 muertos. El jueves había 18.000 pacientes en España con 831 muertos. Hoy, sólo cinco días después, hay 47.000 pacientes en España y 3.400 muertos. Ha habido un tremendo salto en el número de muertos.

 

 

Por estas razones, muchos países, como Gran Bretaña, o Estados de EE.UU. como California y Nueva York, han decidido endurecer drásticamente las restricciones que imponen a sus residentes. Los pasos que hemos dado aquí en Israel se están dando hoy en día en todo el mundo; sin embargo, no son suficientes porque el número de pacientes se está duplicando cada tres días. En dos semanas es probable que nos encontremos con miles de pacientes, muchos de los cuales estarán en peligro de muerte. Por lo tanto, ya les digo que, si no vemos una mejora inmediata en la tendencia, no habrá otra alternativa que imponer un cierre completo, excepto para las necesidades esenciales como la alimentación y las medicinas. Esto es cuestión de unos pocos días. Estamos haciendo todos los preparativos necesarios, tanto logísticos como legales.

 

Mientras tanto, hemos publicado las regulaciones de emergencia para los próximos días. Estas reducen aún más la salida a la esfera pública. Sé que hay muchas paradojas y que es posible decir muchas cosas, pero no importa. Primero, léalas y quédese en casa; esto es lo principal. Lo digo lo más claramente posible: ¡Tienes que quedarte en casa! Quédese en casa, manténgase vivo. El peligro acecha a todos. No distingue entre los que tienen la cabeza descubierta y los que llevan kipot, o entre los que llevan kipa y los que llevan kefiyeh; todos deben obedecer. No hay descuentos. Cúidense ustedes mismos.

 

 

Lo que se exige a todos y cada uno de ustedes, más allá de obedecer las directivas oficiales, lo que se exige sobre todo, es una estricta autodisciplina. Si no se movilizan para cuidar de ustedes mismos y de sus familias, habrá un desastre aquí. No tengo otra manera de decirlo. ¡No salgan de sus casas! E incluso dentro de sus casas, sean estrictos con las directivas: Lavarse las manos, ventilar el apartamento, mantener una distancia segura. No son cosas pequeñas. Son asuntos de vida o muerte.

 

Sé que con los niños pequeños es muy difícil mantenerlos en casa, pero no hay elección. Con este fin, he decidido llevar a cabo el programa de aprendizaje a distancia, y me gustaría dar las gracias a los profesores, hombres y mujeres. También me gustaría agradecer a los sindicatos de maestros y al Ministerio de Educación.

 

Me gustaría contarles otras cosas importantes que hemos hecho. Estamos invirtiendo grandes esfuerzos en las adquisiciones. Hay una competencia feroz, incluso diría que salvaje y despiadada, en todo el mundo, para adquirir equipo médico, ropa de protección, hisopos y ventiladores. Hemos establecido un centro de comando nacional dirigido por el jefe del Mossad, junto con el Director General del Ministerio de Defensa y el Ministerio de Salud, para avanzar en las compras médicas en el extranjero y promover la producción local del equipo necesario.

 

 

Hemos incrementado dramáticamente el número de pruebas para el coronavirus. Hoy hemos realizado más de 5.000 pruebas y me gustaría que supieran que per cápita es casi el doble que en Alemania y Corea del Sur, y lo aumentaremos aún más. En las próximas 24 horas, publicaremos un plan de asistencia económica ampliado para ayudar generosamente a los propietarios de negocios, los trabajadores autónomos, los asalariados y los desempleados. Veo y escucho la angustia. Escucho su angustia en el trabajo, en ganarse la vida, en el manejo de un negocio. Esto va a mi corazón. Te ayudaremos. Cuidaremos de ti. Tenemos una economía fuerte. Tenemos recursos, incluso grandes recursos, y te ayudaremos. Nos ayudaremos mutuamente para superar esta crisis.

 

Esta noche, no puedo decirles, nadie puede decirles, cuándo exactamente la crisis del Coronavirus terminará. Sin embargo, ya estamos empezando a pensar en el día siguiente. Hemos establecido un equipo para planear para después de la crisis incluyendo a las mejores mentes de Israel, en mi opinión, entre las mejores mentes del mundo. En el momento en que hayamos superado el evento, reconstruiremos rápidamente nuestra economía y con la ayuda de Dios volveremos a la vida normal.

 

Estos son días de gratitud. Me gustaría expresar mi gratitud desde lo más profundo de nuestros corazones a los médicos, enfermeras, médicos, farmacéuticos y policías, hombres y mujeres. Los equipos médicos de todo el país, junto con las fuerzas de seguridad, están haciendo un trabajo sagrado. Todos los saludamos.

 

Ciudadanos de Israel, el coronavirus se une a las epidemias mortales que han golpeado a la humanidad – la Peste Negra, el cólera y la gripe española a principios del siglo pasado. Cuando estas epidemias golpearon, no teníamos un Estado. Hoy en día, los israelíes de todo el mundo, judíos y no judíos, están buscando volver a casa. Entienden lo mucho que el país es un refugio en tiempos de problemas. Me gustaría agradecer a todas las aerolíneas y a las tripulaciones aéreas por cumplir esta sagrada misión. Todos juntos, ciudadanos de Israel, estamos escribiendo un nuevo capítulo en la historia de Israel. Las generaciones venideras nos mirarán para aprender a actuar en tiempos de crisis. Esto requiere que todos nosotros asumamos una responsabilidad personal. Esto requiere que todos nosotros asumamos la responsabilidad nacional.

 

Sé que hay un considerable descontento en todas las partes del pueblo, en ambas partes del pueblo. Lo digo lo más claramente posible: Debemos poner fin a esto. Somos un solo pueblo. Somos un Estado y el orden del día es la unidad. Reitero mi llamamiento para establecer inmediatamente un gobierno de emergencia nacional para hacer frente a la crisis.

 

El mes de Nissan, que comienza esta noche, el mes de la primavera y el éxodo de Egipto, nos recuerda que nuestro pueblo ha resistido tormentas feroces. Esto da fuerza. Esto da esperanza. Hemos sobrevivido al Faraón y aunque la batalla será dura e inflexible, también sobreviviremos al Coronavirus, con la ayuda de D’s y con la vuestra, ciudadanos de Israel. Muchas gracias.”.

Suscríbete a nuestroNEWSLETTER

Ingresando tus datos aquí, y recibirás noticias y novedades de CJCH en tu mail.