El nepotismo en la Autoridad Palestina enoja al públi

Medio Oriente, NOTICIAS

Por Yoni Ben Menachem ( *)

Mahmoud Habash, el juez supremo de la sharía en la Autoridad Palestina, llenó las oficinas del gobierno con sus familiares

 

El primer ministro palestino, Mohammed Shtayyeh, ordenó el establecimiento de un comité para revisar las promociones y nombramientos del Gobierno, luego de las acusaciones de nepotismo.

 

La calle palestina en Cisjordania está furiosa por los nombramientos de familiares de altos funcionarios de la Autoridad Palestina, mientras que los salarios de decenas de miles de trabajadores de la Autoridad Palestina se retienen debido a una grave crisis financiera.

La calle palestina en Cisjordania todavía se está recuperando de las historias de corrupción reveladas por Yasser Jadallah, ex Director del Departamento Político de la oficina del presidente Abbas de la Autoridad Palestina [AP]. Primero fue el dinero de la ayuda palestina robado por altos funcionarios de la AP, y ahora un nuevo escándalo de nepotismo está acribillando el liderazgo de la AP.

Según fuentes de Fatah, la ministra de Salud, Dra. Mai al-Kaila, cercana a Hussein al-Sheikh, jefe de la Autoridad General de Asuntos Civiles de la Autoridad Palestina y asociada cercana al presidente de la AP, ha designado en los últimos días a varios familiares de altos funcionarios de la AP en cargos superiores en el ministerio de Salud palestino.

 

Wa’el al-Sheikh, sobrino del ministro Hussein al-Sheikh, fue nombrado director general adjunto del ministerio de Salud. Moatasem Mohsin, hijo del líder de Fatah, Jamal Mohsin, fue nombrado director del departamento de Salud en Ramala y Al-Bireh. La Dra. Maha Awad, hermana del anterior ministro de Salud, Jawad Awad, fue nombrada directora de la unidad de Salud de la Mujer.

 

La noticia de los nombramientos se filtró a las redes sociales. La AP no lo negó y la ira creció en las calles palestinas, especialmente desde que la AP retuvo los salarios de decenas de miles de sus propios trabajadores debido a la crisis del coronavirus. Al mismo tiempo, el liderazgo de la AP recibe generosos beneficios y grandes salarios.

 

Una ola de denuncias y críticas implacables llenaron las redes sociales en la Autoridad Palestina el 23 de junio de 2020.

 

Alaa Abu Diab, un satírico escritor, publicó en su cuenta de Facebook una llamada a la Autoridad Palestina para establecer un «ministerio para los Hijos de los Miembros Principales de la Autoridad Palestina» para que la Autoridad Palestina pueda nombrar rápidamente a sus familiares. «Dadles salarios y empleos, solo mantenedlos alejados de los campos de la salud, la educación, la agricultura y todas las oficinas gubernamentales que puedan afectar la vida de las personas, la salud, nuestro futuro y las generaciones futuras», escribió.

 

Comité de supervisión

 

La ira en las calles palestinas obligó a la AP a responder rápidamente a estos nuevos nombramientos.

 

El primer ministro palestino, Mohammed Shtayyeh, anunció en su reunión semanal del Gobierno, el 22 de junio de 2020, que un nuevo comité revisará todos los nombramientos en las oficinas gubernamentales.

 

Dijo que los altos cargos requieren la aprobación del presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, y del Gobierno palestino. Afirmó que todas las promociones en los ministerios del Gobierno se suspendieron hace aproximadamente un año debido a las dificultades financieras de la Autoridad Palestina.

 

La calle palestina no compra las explicaciones dadas por la AP y no cree que salga nada de este comité de revisión recién establecido. Los palestinos creen que la medida fue diseñada para actuar como un «tranquilizante» para contener la indignación generalizada y luego disolver el problema.

 

El fenómeno del nepotismo no es nuevo en la AP; ha existido desde que esta se estableció después de la firma de los Acuerdos de Oslo. Sin embargo, el nepotismo ha ganado impulso en los últimos años durante el reinado de Mahmoud Abbas.

 

Los palestinos explican que el presidente de la Autoridad Palestina perdona el nepotismo entre sus asociados porque necesita su apoyo y protección para su propia corrupción y para el avance meteórico de sus dos hijos en el mundo de los negocios y su riqueza acumulada.

 

Hay muchos ejemplos de nepotismo practicados por los asociados cercanos al Presidente, como el general Majed Faraj, jefe de Inteligencia General Palestina, quien es considerado como uno de los candidatos para suceder a Abbas.

 

Según fuentes de la Autoridad Palestina, la esposa de Faraj, Amal, se desempeña como jefe de Auditoría Financiera en el cargo de director general, mientras que su hijo Bashar, quien se desempeñaba como oficial de la Policía Palestina, luego se convirtió en jefe de división de Relaciones Internacionales y Nacionales en la unidad de Seguimiento Financiero.

 

Según fuentes de Fatah, Mahmoud al-Habash, asesor del presidente de la AP, ocupa el primer lugar en la práctica de nepotismo de la AP. Su hijo fue designado para convertirse en director general de la Fiscalía. Su hija fue designada para ser la directora general de Asuntos Religiosos. Su hermano fue designado para manejar la peregrinación del Hajj de la Embajada de Palestina en Arabia Saudita, mientras que otra hija fue nombrada segunda secretaria de la Embajada de Palestina en Turquía, después de trabajar con él en su oficina.

 

El cuñado de Mahmoud Abbas fue designado, según fuentes de la AP, para el cargo de director general de la oficina de Waqf.

 

Según los funcionarios de Fatah, los altos funcionarios de la Autoridad Palestina, Majed Faraj y Hussein al-Sheikh, tienen una gran influencia en Riyadh Al-Maliki, ministro de Relaciones Exteriores palestino. Al-Maliki es favorecido por el presidente de la Autoridad Palestina y es responsable de una serie de nombramientos de sus asociados en el Servicio Exterior palestino.

 

El nepotismo abunda en todos los regímenes árabes en el Medio Oriente, por lo que el público palestino lo ha aceptado como parte de la costumbre de los gobernantes árabes en la región. Sin embargo, cuando se acompaña de una corrupción tan severa, especialmente cuando la situación económica en la Ribera Occidental es tan grave, se convierte en el escándalo del día y en una fuente de hostilidad hacia el gobierno de Abbas.

 

Esta es una de las razones por las que Mahmoud Abbas tendrá dificultades para reunir el apoyo de la ciudadanía de la Ribera Occidental en previsión de la extensión israelí de su soberanía. Pudiera encontrar que los palestinos no tienen prisa por responder los llamados de los líderes de la AP o Fatah, ya que muchos residentes están hartos de la corrupción y el nepotismo en la AP.

 

Fuente: Jerusalem Center for Public Affairs

 

Yoni Ben Menachem es un veterano diplomático comentarista de asuntos árabes para Radio y Televisión de Israel, es analista senior de Medio Oriente para Jerusalem Center. Se desempeñó como director general y editor jefe de la Autoridad de Radiodifusión de Israel.

Suscríbete a nuestroNEWSLETTER

Ingresando tus datos aquí, y recibirás noticias y novedades de CJCH en tu mail.