La arqueología en Israel desmonta los mitos sobre el “pueblo palestino”

Israel, NOTICIAS

Una impresión de sello del rey Ezequías desenterrada en las excavaciones de Ophel al pie de la pared sur del Monte del Templo, dirigida por el Instituto de Arqueología de la Universidad Hebrea de Jerusalem (cortesía de Eilat Mazar; foto de Ouria Tadmor)

 

El 22 de julio de 2020, el Jerusalem Post informó de un sorprendente anuncio sobre un nuevo descubrimiento arqueológico realizado por la Autoridad de Antigüedades de Israel (IAA) en Arnona, cerca de la Embajada de los Estados Unidos en Jerusalem.

Fue el descubrimiento de un vasto centro administrativo en Judea construido durante el reinado del Rey Ezequías con sellos que atestiguaban la antigua presencia judía durante el período del Primer Templo entre el siglo VIII y mediados del VII A.C. El arqueólogo de la IAA Benyamin Storchan señaló: “Encontramos cerca de 120 impresiones de sellos en las asas de las jarras escritas en la antigua escritura hebrea, que se traducen como ‘pertenecientes al rey’. Estos frascos estampados solían estar relacionados con la recaudación de impuestos. Hasta el día de hoy, se han encontrado 1.000 artículos similares en más de un siglo de excavaciones en Israel, lo que nos da una idea de la importancia de esta zona”.

 

En 2019, la Fundación de la Ciudad de David anunció el descubrimiento de los sellos del legendario hijo del Rey David. Lawrence Franklin señaló en un artículo del Instituto Gatestone: “El 9 de septiembre de 2019, el principal arqueólogo de la fundación, Eli Shukron, anunció el descubrimiento de un sello real de 2.600 años de antigüedad, encontrado cerca del Muro Occidental en la Ciudad Vieja de Jerusalem, que lleva el nombre (en hebreo) de Adenyahu, un hijo del Rey David mencionado en el libro bíblico de los Reyes”.

Sin embargo, como ha sucedido con anteriores descubrimientos arqueológicos en Israel, es poco probable que éste haga mella en la campaña internacional a largo plazo para deslegitimar al Estado judío reescribiendo y distorsionando su historia, incluso rebautizando los sitios judíos como la Tumba de Raquel cerca de Belén con el nombre de “mezquita de Bilal ibn Rabah” (nunca fue una mezquita) y la Tumba de los Patriarcas de Hebrón con el nombre de Mezquita Ibrahimi.

 

Las deslegitimaciones de la antigua presencia judía en Jerusalem comenzaron en el siglo VII E.C. por Abd al-Malik ibn Marwan -el quinto califa de la dinastía omeya de Siria- que construyó la Cúpula de la Roca en el Monte del Templo. Fue colocada sobre el legendario sitio donde los judíos creen que Abraham estaba listo para sacrificar a su hijo Isaac. Avancemos rápidamente hasta julio de 2000 y las conversaciones de paz de Camp David bajo los auspicios del ex presidente Clinton entre el entonces primer ministro israelí Ehud Barak y el difunto presidente de la AP Yasser Arafat. Arafat disputó a los judíos la construcción del Primer y Segundo Templo en Jerusalem, sugiriendo en cambio que podrían haber estado en Nablus.

Estos importantes descubrimientos arqueológicos israelíes hacen el caso de los antiguos derechos judíos a la Tierra de Israel. Es el tema principal de un nuevo libro publicado por la NER Press, escrito por el profesor de la Universidad de Florida Central, el Dr. Kenneth L. Hanson.

El Dr. Ken Hanson es el coordinador del Programa Interdisciplinario y Estudios Judaicos de la Universidad de Florida Central. Ha enseñado la historia, la literatura y el legado cultural del pueblo judío desde la antigüedad hasta el surgimiento moderno del Estado de Israel. Ha vivido en Jerusalem y en el norte de Galilea. Obtuvo una maestría en Comunicaciones Interculturales Internacionales y luego un doctorado en hebreo y literatura de la Universidad de Texas en Austin. Ha publicado varios libros sobre estos temas. Ha estado en la televisión nacional y en la radio, en el Canal de Historia, en el Canal de Viajes y en la Red Gaia. Tiene una visión única de la cuestión de por qué el patrimonio judío israelí está probado por la arqueología.

 

El nuevo libro del Dr. Ken Hanson cubre de manera única dos “Tierras Santas”, dos Israelitas, dos Jerusalem. La que está sobre la tierra, que los peregrinos ven en sus giras, tiene edificios históricos y una arquitectura majestuosa. Otra está bajo tierra y es mucho más misteriosa. Aquí es donde encontramos evidencia de quién vivió en esta tierra hace miles de años y una “narración en piedra”, que apoya al pueblo judío que la reclama hoy en día. Como el Oriente Medio sigue siendo el punto de ignición de los conflictos mundiales, los “hechos bajo tierra” difícilmente podrían ser más relevantes.

 

Cuando se le preguntó cuán significativa es la evidencia arqueológica de la presencia judía de tres milenios en Israel, el Dr. Hanson respondió: “Está en todas partes. Alguien dijo: «Si quieres aprender sobre América, toma un libro. Si quieres aprender sobre la tierra de Israel, toma una pala». Cavas abajo y de Jericó a Siquem a Nablus, que es actualmente una ciudad palestina, que está situada en la cima de una zona que era judía. La tumba de José, la tumba de Raquel, Belén, está en todas partes. Todo lo que tienes que hacer es mirar. Hay excavaciones arqueológicas en curso, que son controvertidas. Más allá de eso, hay judíos que desean vivir en estos lugares donde hay una presencia judía histórica de miles de años. Los asentamientos han aumentado, algunos de los cuales han sido considerados ilegales por la comunidad internacional. ¿Qué? Es ilegal que los judíos vivan en su propia tierra. Si eres judío, no puedes vivir en Hebrón”.

 

“No es exagerado decir que este es el objetivo de la Autoridad Palestina. Cuando surja un Estado palestino en esta tierra, todos los judíos deben irse. Los residentes y asentamientos judíos deben ser desmantelados. Deben irse. Palestina debe ser judenrein. Si no se van, ¿cuál será el destino de los residentes judíos que tienen el anhelo de querer vivir cerca de la Tumba de los Patriarcas, donde está enterrado Abraham, al menos en la tradición, los otros patriarcas y las matriarcas, Abraham, Isaac, Jacob? No es agradable. No sería posible”.

 

“Eso es lo que es tan terriblemente controvertido porque hay muchos en el lado palestino que no reconocen que los judíos alguna vez vivieron en la tierra de Israel. Este es el alcance de la propaganda que se hace, incluso a los niños de la escuela que crecen en la Autoridad Palestina. Ellos argumentan: “Los judíos vinieron aquí como colonialistas en los siglos XIX y XX E.C., no había judíos en esta tierra antes de eso”.

Suscríbete a nuestroNEWSLETTER

Ingresando tus datos aquí, y recibirás noticias y novedades de CJCH en tu mail.