Antisemitismo. Entrevista al presidente de la Comunidad Judía de Chile

Antisemitismo, NOTICIAS

Agencia AJN (por Martín Klajnberg)

En julio de este año, la Comunidad Judía de Chile recurrió a la justicia de ese país para denunciar al alcalde de Recoleta, Daniel Jadue, quien en una entrevista radial había pronunciado dichos antisemitas. Pocos meses después, el dirigente volvió a despertar la indignación al decir tener “algunos problemas” con los “sionistas” chilenos.

 

“Usa la palabra ‘sionista’ para poner una connotación negativa, pero en el fondo lo que está diciendo es que con los judíos se lleva mal. Eso es antisemitismo puro”, expresó Gerardo Gorodischer, presidente de la Comunidad Judía de Chile, quien en diálogo con la Agencia AJN repudió los dichos del dirigente. “Ha intentado poner connotación negativa al sionismo permanentemente, y es algo violento y odioso”, agregó, tras publicar una carta respondiendo a las declaraciones de Jadue.

 

Identificado con la comunidad palestina, Jadue figura en las encuestas como uno de los principales candidatos a la presidencia de Chile del Partido Comunista en las elecciones que se celebrarán el año próximo. “Tenemos buenas relaciones con el mundo político en general, excepto con algunos políticos que están radicalizados y fanatizados con el tema palestino”, sostuvo Gorodischer, haciendo referencia a Jadue, entre otros dirigentes.

 

El representante de la comunidad judía señaló los obstáculos que existen a nivel legislación en el país sudamericano, y que permiten que dichos antisemitas como los del alcalde permanezcan impunes. “La ley antidiscriminación permite a una persona afectada hacer una denuncia, pero no a un colectivo”, explicó, asegurando que desde la colectividad intentan que el Congreso avance en enmendar esa ley y en promulgar una legislación contra la incitación al odio y la violencia, que aún no existe. “Esa ley no sólo beneficiaría a la comunidad judía de Chile, sino que también ayudaría a muchas otras minorías y situaciones que se han vivido en el último año podrían estar amparadas en ella”, sostuvo.

 

Además, se refirió al contexto general de los últimos meses, en los que la tensión entre la comunidad judía y la palestina se ha reducido, después de que se descartara la posibilidad de que Israel anexara partes de Cisjordania a su soberanía nacional, asunto que había caldeado los ánimos entre dos colectivos con una conflictividad latente. “Los acuerdos con los Emiratos Árabes, Bahrein y Sudán hicieron que la sociedad viera que Israel es pro-acuerdos, pro-diálogo”, añadió.

 

“Nosotros vamos a seguir trabajando y luchando por reivindicar lo que creemos que es justo, no solamente para los judíos de Chile, sino para todos los chilenos. La ley antidiscriminación y una ley contra la incitación del odio, son fundamentales para cualquier estado y para poder convivir en una sociedad en paz”, señaló.

 

A continuación, los detalles de la entrevista que mantuvo Gerardo Gorodischer con la Agencia AJN:

 

– ¿Qué opina de los dichos del alcalde y candidato a presidente Daniel Jadue?

 

– Jadue está dentro de las primeras opciones en las encuestas para ser candidato a la presidencia de Chile en el próximo año. Todavía le falta mucho, pero está entre las opciones del Partido Comunista. Representa a la izquierda extrema.

 

-¿Qué vínculo tiene el candidato con el ala de la izquierda pro-Palestina que es tan fuerte en Chile?

 

-En 1978 se abrió en Chile la primera oficina de la OLP a nivel mundial. En ese momento, Jadue empezó a trabajar dentro de la comunidad palestina muy fuertemente, y luego se unió al partido comunista. A nivel mundial, la izquierda ha tomado la causa palestina, y acá en Chile no es diferente. La mirada de la izquierda tiene que ver con que Israel es opresor, es ocupación.

 

 

-En sus declaraciones, el alcalde Jadue dice que con la comunidad judía tiene buena relación, pero no con los sionistas. ¿Es cierto que tiene buena relación con la comunidad?

 

-Lo que el utiliza es un eufemismo. Esconde su verdadera cara diciendo que con la comunidad judía se lleva bien. Hay gente de la comunidad que son cercanos a él, pero creo que la gran mayoría de ellos son sionistas. ¿Y cuál es la definición de sionista? Él hace tiempo que viene trabajando el concepto de “la comunidad sionista de Chile”. Eso no existe. Es una comunidad judía, que es sionista. El usa la palabra “sionista” para poner una connotación negativa, pero en el fondo lo que está diciendo es que con los judíos se lleva mal. Eso es antisemitismo puro.

Desde el punto de vista de la comunidad, puede haber gente que se lleve bien con él, pero no creo que esa gente sea distinguible como él lo pone. No reconoce que los judíos son sionistas, y que eso no tiene nada de malo, representa el derecho del pueblo judío a autodeterminarse y a tener un Estado. Ha intentado poner connotación negativa al sionismo permanentemente, y es algo violento y odioso.

 

-¿No hay una Ley antidiscriminatoria que rija en Chile para reprenderlo?

 

– Él se ampara en la legislación que funciona en Chile respecto a discriminar y respecto al odio y la violencia, que es una ley que está hace muchos años en el Congreso, que ha avanzado pero no se ha terminado de promulgar. Hace algunos meses entró y lo único que se aprobó de esa ley fue un tema de negacionismo, un tema particular de Chile. Respecto a la ley de antidiscriminación, es una ley en la cual claramente la persona afectada puede hacer la denuncia, pero no el colectivo. Entonces ahí juega un poquitito con los términos… Es inteligente y entonces juega al límite para evitar llegar a que se tomen medidas o acciones un poquitito más complejas. En el mes de julio, en un programa de televisión de una universidad, empezó a decir un montón de mentiras: que los dueños de los medios eran los judíos. Lo llamativo es que justamente hoy en día, la mayoría de los dueños de los medios son palestinos. Por otro lado, dijo en un comentario que ‘la comunidad sionista de Chile, como institución, no existe’. La ley antidiscriminación en Chile habla contra la persona específica y no contra un colectivo.

 

-¿Cómo es el vínculo de ustedes, como comunidad, con las autoridades nacionales de Chile?

 

-En general tenemos muy buena relación siempre. No tenemos grandes problemas. A nivel nacional, a mí me tocó viajar el año pasado a Israel con el presidente, junto con el presidente de la comunidad palestina, y la relación fue bastante buena con Cancillería. Tenemos buenas relaciones con el mundo político en general, excepto con algunos políticos que están radicalizados y fanatizados con el tema palestino, donde efectivamente se han extralimitados en algunos aspectos. Generan una discriminación hacía los chilenos judíos.

 

– Usted dice que le manifiestan cuestiones relacionadas con el antisemitismo al gobierno nacional en cuanto al vacío de la ley. ¿Qué planteos le hacen a las autoridades y cuál es la respuesta?

 

– Nuestros planteamientos son dos. Una es seguir trabajando para sacar la ley antidiscriminación, la que estamos intentando modificar para que incluya el tema colectivo. Segundo, queremos que haya una ley contra la incitación al odio y la violencia, que no existe en este país, y que no sólo a nosotros como comunidad judía de Chile nos podría beneficiar, sino que también ayudaría a muchas minorías y situaciones que se han vivido en Chile el ultimo año podrían estar contenidas o amparadas bajo el castigo de ella. Además, planteamos la necesidad de que Chile adopte la definición de antisemitismo de la IHRA para ayudar a cuidar las relaciones entre las dos comunidades (judía y palestina), que han convivido en Chile durante muchos y su relación se ha ido deteriorando en estos últimos tiempos, especialmente por algunas facciones radicales de la comunidad palestina. Esos son los puntos de preocupación que nosotros tocamos con las autoridades.

 

– ¿Cuál es la respuesta que les dan, o qué pasa con esos reclamos que no hacen que se avance en cuanto a medidas concretas?

 

– El tema de la definición de la IHRA es una decisión que tiene que tomar el presidente, o una autoridad como la Cancillería. Yo veo muy difícil que se avance con esto, porque el lobby palestino es terriblemente grande, y ni el gobierno de turno, ni el anterior ni el próximo van a querer salir del status quo, eso es una realidad. Nosotros pedimos y pedimos, pero la verdad es que al antisemitismo ninguno de los gobiernos ha puesto el foco allí. Cuando alguien realmente tome el tema y vea que un país que es intolerante y que discrimine a las minorías es un país malo para sus propios habitantes. Nadie ha tomado esta problemática desde la política, porque claramente tienen presiones del mundo palestino para no aprobarlo. Ahora, con respecto a la ley de incitación al odio y la violencia, está en el Parlamento y permanentemente hemos estado trabajando y empujando para que salga. Me consta que este gobierno ha tratado de sacar adelante la ley, pero lamentablemente en la última pasada por el Congreso fue discutida y quedó congelada por ahora.

 

– No suena demasiado optimista respecto a cambios en la legislación…

 

– Nosotros vamos a seguir trabajando, impulsando y luchando por reivindicar lo que creemos que es justo, no solamente para los judíos de Chile, sino para todos los chilenos. Vamos a seguir trabajando porque creo que muchas de las cosas que hemos mencionado, la ley antidiscriminación y una ley contra la incitación del odio, son fundamentales para cualquier estado y para poder convivir en una sociedad en paz. Ahora, si me preguntan a mí, hoy en día no veo muy probable que eso ocurra dentro de los próximos años.

 

 

– ¿Cómo transcurrieron las tensiones entre la comunidad judía y la comunidad palestina en estos últimos meses?

 

-Después de julio, después de la famosa anexión que no existió, empezó a bajar un poquito la tensión. Los acuerdos con los Emiratos Árabes, Bahrein y Sudán hicieron que la sociedad viera que Israel es pro-acuerdos, pro-diálogo. Había bajado bastante (la tensión), hasta que hace un par de semanas atrás, la comunidad palestina publicó una carta a través del Comité Interparlamentario Chileno-Palestino pidiéndole al presidente de la República que llame en consulta al embajador de Chile en Israel porque se habrían autorizado 2.000 asentamientos nuevos en Cisjordania. Están generando mucha presión a las autoridades nacionales, por todos lados. Eso es una realidad respecto a ese tema. Nosotros estamos trabajando en tener una buena relación con las autoridades nacionales y estamos tratando de mantener la calma.

 

– ¿Trabajan en estos aspectos en conjunto con la embajada de Israel o van por canales distintos?

 

-Nosotros tenemos una relación bastante estrecha con la embajadora que tenemos hoy en día. La embajadora es muy activa y tenemos un grado de coordinación, por supuesto. Hay cosas que le corresponden a la embajada y hay cosas que le corresponden a la comunidad.

Suscríbete a nuestroNEWSLETTER

Ingresando tus datos aquí, y recibirás noticias y novedades de CJCH en tu mail.