Nanosatélite israelí orbitará la Tierra a bordo de cohete de la NASA

Ciencia y Tecnología, NOTICIAS

Por Silvia Schnessel
SARAH CHEMLA
Enlace Judío
La Universidad de Tel Aviv (TAU) anunció que el primer nanosatélite que se diseñará, desarrollará, ensamblará y probará en su totalidad en una universidad israelí se enviará a la órbita de la Tierra a bordo de un cohete de la NASA el sábado 20 de febrero de 2021.
Será el primer nanosatélite completamente diseñado, desarrollado, ensamblado y probado en una universidad israelí, y medirá la radiación cósmica alrededor de la Tierra.
El cohete se acoplará primero en la Estación Espacial Internacional (ISS, por sus siglas en inglés) y los astronautas lanzarán el satélite en órbita desde allí. El nanosatélite, del tamaño de una caja de zapatos, medirá la radiación cósmica alrededor de la Tierra, informó The Jerusalem Post.
“Es un nanosatélite, o satélite en miniatura, de la variedad CubeSat”, explica el Dr. Ofer Amrani, director del laboratorio de satélites en miniatura de TAU. “Las dimensiones del satélite son de 4 x 4 x 12 pulgadas (10 x 10 x 30 cm) y pesa menos de seis libras (2,5 kilogramos).
“Es un gran día para TAU”, dice el profesor Colin Price, director de la escuela Porter. “Ahora nos hemos unido a la ‘Revolución espacial civil’, llamada New Space, en la que, a diferencia del Old Space, no solo las empresas gigantes con grandes presupuestos y grandes equipos de ingenieros pueden construir y lanzar satélites”.
“Hace unos años establecimos el Centro de Nanosatélites, con el objetivo de construir pequeños ‘CubeSats’ con fines de investigación”, continuó Price. “Desde entonces pudimos demostrar que con la planificación, miniaturización y modulación correctas de muchas tecnologías, los estudiantes pueden construir y lanzar pequeños satélites al espacio en dos años, a una fracción del presupuesto necesario en el Old Space (Espacio Antiguo)”.
TAU completó la construcción de TAU-SAT1 hace unos cuatro meses y lo envió para pruebas previas al vuelo a la agencia espacial japonesa JAXA. Hace unas dos semanas, el nanosatélite llegó a su última parada antes del despegue, la isla Wallops, donde “dará un paseo” en una nave espacial de reabastecimiento de la NASA destinada a la Estación Espacial Internacional (ISS).
El trabajo se realizó en el Centro de Nanosatélites de TAU, un esfuerzo interdisciplinario entre la Facultad de Ingeniería Iby y Aladar Fleischman y la Escuela Porter de Medio Ambiente y Ciencias de la Tierra en la Facultad de Ciencias Exactas Raymond y Beverly Sackler y el Centro de Investigación Nuclear Soreq (SNRC).
“Sabemos que hay partículas de alta energía que se mueven a través del espacio y que se originan a partir de la radiación cósmica del sol”, dijo el Dr. Meir Ariel, director del Centro de Nanosatélites de TAU.
“Nuestra tarea científica es monitorear esta radiación y medir el flujo de estas partículas y sus productos. Debe entenderse que el espacio es un ambiente hostil, no solo para los humanos sino también para los sistemas electrónicos. Cuando estas partículas golpean a los astronautas o equipos en el espacio, pueden causar daños importantes”, continuó Ariel.
“La información científica recopilada por nuestro satélite permitirá el diseño de medios de protección para astronautas y sistemas espaciales. Para ello, incorporamos al satélite una serie de experimentos, desarrollados por nuestros socios del Departamento de Medio Ambiente Espacial de la SNRC, que también realizarán investigación científica relevante”.
Otro desafío que se presentó fue cómo extraer los datos recopilados por el satélite TAU-SAT1 y, para ese propósito, “se construyó una estación satelital en el techo del edificio de Ingeniería”, dijo el Dr. Amrani.
“Cuando TAU-SAT1 pasa ‘sobre’ Israel, es decir, dentro de un radio de unos pocos miles de kilómetros del rango de recepción de la estación terrestre, las antenas rastrearán la órbita del satélite y se producirá un proceso de transmisión de datos entre el satélite y la estación. Dichas transmisiones se realizarán unas cuatro veces al día, cada una de las cuales durará menos de 10 minutos. Además de su misión científica, el satélite también servirá como estación de retransmisión espacial para las comunidades de radioaficionados de todo el mundo”, continuó.
El Dr. Amrani concluyó: “En total, se espera que el satélite esté activo durante varios meses. Debido a que no tiene motor, su trayectoria se desvanecerá con el tiempo como resultado de la resistencia atmosférica y, finalmente, se quemará en la atmósfera y llegará de vuelta a nosotros como polvo de estrellas”.
El lanzamiento, previsto para las 12:36 p.m. hora del Este, se transmitirá públicamente y estará disponible para transmisión en vivo, precedida por un panel de discusión sobre el satélite.
A una altitud de 250 millas (400 kilómetros) sobre el nivel del mar, el nanosatélite orbitará la Tierra a una velocidad vertiginosa de 17.000 millas por hora (27.600 kilómetros por hora), o cinco millas por segundo (7,6 kilómetros por segundo), completando un circuito alrededor de la Tierra cada 90 minutos.

Suscríbete a nuestroNEWSLETTER

Ingresando tus datos aquí, y recibirás noticias y novedades de CJCH en tu mail.