Sheikh Jarrah: ¿Qué es todo este alboroto?

Israel, NOTICIAS, Opinión

Está en todas partes. Personas de todo el mundo que antes no tenían ni idea de lo que era Sheikh Jarrah ahora tratan el barrio del Este de Jerusalén como una causa célebre. Es el tipo de golpe de relaciones públicas que es el fuerte de los palestinos.
Nadie ha muerto, a pesar del uso constante de la palabra “derramamiento de sangre”, y no se trata de un evento de expulsión masiva, aunque se presenta como tal.
En el fondo, la controversia de Sheikh Jarrah se refiere a dos propiedades que, antes de la invasión, ocupación y anexión jordana de Jerusalén oriental, eran propiedad de judíos. En 1956, Jordania y la ONU decidieron alojar a decenas de familias árabes en dos complejos construidos en las propiedades judías. Once años más tarde, Israel se hizo con el control de Jerusalén oriental, y en 2010 el Tribunal Supremo de Israel rechazó las apelaciones de las familias árabes que alegaban que ahora les pertenecían las propiedades porque habían vivido en ellas durante los últimos 54 años.
En otras palabras, se trata de una disputa de derechos de propiedad de hace décadas y relativamente menor. Sólo los palestinos podrían convertirlo en una crisis digna de los titulares mundiales y pintar con éxito a los judíos que intentan reclamar propiedades de los judíos como un intento de “judaizar”.

Eso es porque tienen una audiencia dispuesta. A los ojos de la comunidad internacional, impregnada como está de una historia de antisemitismo, los judíos no tienen derecho a reclamar las propiedades perdidas. La ONU llega a sugerir que, si los tribunales israelíes determinan que los actuales ocupantes de estas propiedades pueden ser desalojados, y si las autoridades israelíes actúan de acuerdo con esa decisión, esto equivaldría a un “crimen de guerra”.
“Todos somos Hamás”
Para los nacionalistas palestinos, los nuevos acontecimientos en esta vieja disputa inmobiliaria centrada en Sheikh Jarrah no son más que un catalizador, una excusa conveniente para volver a enfrentar a Israel en el campo de batalla, tanto física como figurativamente.
Su verdadero objetivo, como siempre ha sido, es restablecer el control islámico sobre toda Jerusalén y la totalidad de Tierra Santa.
Cuando las protestas de Sheikh Jarrah se extendieron al Monte del Templo, donde los musulmanes palestinos estaban terminando las oraciones del Ramadán, los jóvenes árabes ondeaban banderas de Hamás y gritaban: “Con espíritu y sangre redimiremos Al Aqsa”.
Los cánticos continuaron: “Todos somos Hamás, esperando tus órdenes comandante Mohammed Deif. Hamás, dispara un cohete a Tel Aviv esta noche”.
¿Qué tienen que ver Hamás o la mezquita de Al Aqsa con dos edificios de apartamentos en Sheikh Jarrah?
¿Sólo una excusa? Agitar las banderas de Hamás por una disputa inmobiliaria te dice lo que realmente está pasando.
Avivando las llamas de la intifada
La dirección de la Autoridad Palestina, deseosa de no dejar que Hamás se quede con toda la gloria, y recelosa de lo que eso podría significar si se celebran elecciones palestinas, también avivó las llamas de la violencia durante el fin de semana.
Abbas: No habrá elecciones sin «Jerusalén oriental»
“El despertar de la población y la lucha contra la ocupación y los colonos deben continuar”, rezaba una declaración publicada por el partido gobernante Al Fatah.
Anteriormente, el presidente palestino Mahmud Abbas había condenado los “ataques pecaminosos de Israel en la ciudad santa”, y animó a los “valientes” alborotadores a seguir enfrentándose a las autoridades israelíes.
¿Debe Israel suspender la aplicación de sus leyes por temor a la violencia palestina? Los alborotadores árabes de Sheikh Jarrah incendiaron el coche de una familia judía.
¿Provocación o incitación?
Los medios de comunicación internacionales y los líderes mundiales insinuaron con fuerza que las “provocaciones” israelíes (es decir, los judíos que reclaman propiedades judías) eran las únicas culpables del aumento de la tensión. Pero el Ministerio de Asuntos Exteriores de Israel insistió en que la culpa era de la incitación palestina.
“Tras días de incitación por parte de la Autoridad Palestina y los grupos terroristas, incluido Hamás, estallaron disturbios en el Monte del Templo, en los que participaron miles de personas. Los numerosos incidentes de violencia y terrorismo de los últimos días son el resultado de la incitación de la Autoridad Palestina y de las organizaciones terroristas”, se lee en el comunicado del Ministerio de Asuntos Exteriores.
El comisario de la Policía de Israel, Yaakov Shabtai, rechazó las acusaciones de que se trataba de un ataque a los derechos de los musulmanes y al propio Islam, y señaló que Israel “trabaja constantemente para permitir la libertad de culto” de los fieles de todas las religiones. “Al mismo tiempo, no permitiremos que se produzcan disturbios violentos, que se infrinja la ley y que se dañe a los agentes de policía”.

Suscríbete a nuestroNEWSLETTER

Ingresando tus datos aquí, y recibirás noticias y novedades de CJCH en tu mail.