Lo único desproporcionado es la crítica contra Israel

Medio Oriente, NOTICIAS, Opinión

Por Alez Safian en Camera

En la lucha entre Israel y Hamás puede que los cohetes y las bombas hayan cesado por ahora, pero lo que no se ha detenido son los esfuerzos de las organizaciones de derechos humanos y de ciertos expertos y políticos por condenar a Israel por el supuesto uso de una “fuerza desproporcionada”, la limpieza étnica de los palestinos de Jerusalén y por ser supuestamente un Estado de apartheid.

Las acusaciones provienen de múltiples direcciones: políticos como la diputada Rashida Tlaib y sus colegas del “escuadrón”, columnistas como Nicholas Kristof y cómicos como John Oliver y Trevor Noah, y son uniformemente falsas. Pero como dijo Jonathan Swift, “la falsedad vuela, y la verdad viene cojeando tras ella”, y estas falsedades voladoras han alimentado el creciente antisemitismo y han contribuido a desencadenar la repentina explosión de ataques violentos y antijudíos en las calles de las principales ciudades estadounidenses, como Nueva York y Los Ángeles.

Quizá la acusación más incendiaria sea la de que Israel es un Estado de apartheid, porque el único remedio para el apartheid es la disolución del Estado infractor. La acusación suele reforzarse con una lista de leyes israelíes supuestamente discriminatorias, pero la lista en sí misma es ridícula -incluso se califica de discriminatoria una ley que establece la bandera de Israel.

Pero hay una forma más amplia de ver la acusación de apartheid. Consideremos, por ejemplo, que en el Estado de Israel, supuestamente apartheid, cuando el presidente Moshe Katsav fue acusado de graves delitos contra sus ayudantes, fue condenado por un panel de tres jueces encabezado por un juez árabe israelí (Israel no tiene juicios con jurado). Cuando apeló al Tribunal Supremo, los cargos fueron confirmados por un panel de tres jueces que incluía a otro juez árabe israelí, el juez del Tribunal Supremo Salim Joubran.

Así que el Estado judío practica una forma única y desconocida de apartheid, en la que el presidente judío israelí puede ser encarcelado por jueces árabes israelíes. Y Katsav no recibió un tirón de orejas: estuvo cinco años en la cárcel.

En cuanto a la limpieza étnica en Jerusalén, cuando la ciudad fue unificada por Israel en 1967 después de la Guerra de los Seis Días era un 26% árabe. Ahora, tras 54 años de “limpieza étnica”, Jerusalén tiene más de un 38% de árabes. Por lo general, con la limpieza étnica la población de las supuestas víctimas disminuye, pero aparentemente no en Israel, que es una vez más una tierra de milagros.

Ah, dirán la diputada Tlaib y sus colegas, ¿qué pasa con Sheikh Jarrah (un barrio de Jerusalén), donde algunos palestinos se enfrentan al desalojo de sus hogares, supuestamente para dejar paso a los colonos judíos?

En realidad, los palestinos son inquilinos en tierras que incluso Jordania acordó que eran de propiedad judía. En 1982, las familias palestinas acordaron en un acuerdo judicial que eran arrendatarios de los propietarios israelíes y debían pagar un alquiler, pero se convertirían en “arrendatarios protegidos”. Desgraciadamente, pronto se retractaron del acuerdo, tal vez bajo la presión de la OLP, y se han enfrentado al desalojo por impago del alquiler, y no por ningún otro motivo.

Entonces, ¿qué pasa con la fuerza desproporcionada? ¿Es culpable Israel porque han muerto muchos más gazatíes que israelíes? No, la proporcionalidad en las leyes de la guerra no tiene nada que ver con el número relativo de bajas en ambos bandos. Después de todo, en la Segunda Guerra Mundial murieron muchos más japoneses y muchos más alemanes que estadounidenses. Es de suponer que no muchos afirmarían eso.

 

Las verdaderas leyes de la guerra se refieren al valor militar de un objetivo (el impacto que tendría la destrucción del objetivo en el resultado de una batalla o una guerra) frente a la amenaza prevista para las vidas o los bienes de los civiles. Si el objetivo tiene un alto valor militar, puede ser atacado aunque parezca que habrá algunas bajas civiles. Lo que tiene que ser “proporcional” (el término no se utiliza realmente en las convenciones pertinentes) es el valor militar del objetivo frente al riesgo para los civiles.

Así, mientras que Israel no ha violado las leyes de la guerra, Hamás sí lo ha hecho claramente, al esconder a sus combatientes y lanzadores de misiles detrás de civiles, y al disparar esos misiles contra civiles – ambas cosas están prohibidas por las Convenciones de Ginebra. Además, al comenzar los combates, al menos dos misiles palestinos cayeron en Gaza, matando a 16 civiles palestinos (según Defense for Children International-Palestine, una ONG muy crítica con Israel y el Intelligence and Terrorism Information Center ).

En total, más de 680 misiles palestinos fallaron y cayeron en Gaza, matando presumiblemente a muchos civiles palestinos, de cuyas muertes se culpará a Israel.

Nadie diría que Israel, o cualquier otro país, está libre de culpa o por encima de las críticas. Pero las mentiras que se cuentan sobre Israel son desproporcionadas y perjudiciales, entre otras cosas porque animan a los palestinos a creer que si sólo “resisten” el tiempo suficiente se puede boicotear y despojar a Israel hasta eliminarlo. Pero lo único que ellos y sus animadores están eliminando son las posibilidades de una paz justa para ambos pueblos.

Suscríbete a nuestroNEWSLETTER

Ingresando tus datos aquí, y recibirás noticias y novedades de CJCH en tu mail.