En memoria de mi madre, Susy Kreiman, asesinada en la AMIA

Amia, NOTICIAS

Marianella, rodeada de recuerdos

Por Ana Jerozolimski

Aquel 18 de julio de 1994, Marianella Kreiman estaba en vacaciones en Buenos Aires con sus padres y al día siguiente retornaba a Chile. Ella había decidido permanecer en Santiago cuando sus padres volvieron a Argentina tras 20 años de residencia en Chile, donde su papá, el muy querido Rav Ángel Kreiman (Z”L), se desempeñaba como Gran Rabino.

Y ese 18 de julio, 20 minutos antes del momento que cambió su vida para siempre, 20 minutos antes del estallido de la bomba en la AMIA, donde su mamá Susy trabajaba, sus padres habían hablado por teléfono para combinar adónde salir esa noche a comer, en familia.

La familia Kreiman: Susy y el rabino Ángel y sus tres hijas

 

Pero no hubo cena familiar, sino horror y desesperación.

Susy Kreiman (Julia Susana Wolynski de Kreiman) quedó atrapada, sin vida, debajo de los escombros, durante siete días interminables. Fue la última víctima mortal del atentado terrorista cuyo cuerpo fue rescatado entre las ruinas del edificio comunitario judío.

El año pasado, cuando la entrevistamos en su casa, Marianella tenía la misma edad que tenía su madre al morir. Mejor dicho, al ser asesinada.

Hace pocos años, cerca del aniversario del atentado, nos concedió esta entrevista, que hoy, de cara a un nuevo 18 de julio, queremos volver a compartir. Es que nada ha cambiado en su contenido. «Solamente» se ha agregado otro año de impunidad.

Marianella, que nació en Colombia y desde los 2 años de edad vivió en Chile, se radicó en Israel con su esposo y sus dos hijas, hace 11 años. El jueves 18 de julio del año pasado, 25 años después de la bomba, nos recibió en su casa en Raanana. Este fue su testimonio.

Suscríbete a nuestroNEWSLETTER

Ingresando tus datos aquí, y recibirás noticias y novedades de CJCH en tu mail.