Mónica Nita / La milenaria presencia judía en la Franja de Gaza

Israel, NOTICIAS

Silvia Schnessel
Enlace Judío

La mayoría de los historiadores consideran que la historia judía en Gaza empezó en el año 145 a. C., cuando Jonatán, el hermano de Judá el Macabeo, se alió con Antíoco VI de Siria durante una de las guerras sirias y quiso atraer de su parte a la población de Gaza.

En este sentido se expresaron Josefo en Antigüedades 13.5.5, y Simón en 1 Macabeos 11:61-62. Cuando en el año 63 a. C. Jerusalén fue conquistada por los romanos, Gaza y otras ciudades de Judea pasaron a integrarse en la provincia romana de Siria, hasta el año 36 a. C., cuando varias ciudades costeras, Gaza incluida, volvieron a integrarse en el territorio de Egipto, que por aquel entonces estaba gobernado por la reina Cleopatra. Tras su muerte, el emperador Octavio César entregó Gaza al rey Herodes como recompensa por su juramento de lealtad, volviendo a formar parte de Judea hasta la muerte de Herodes en el año 4 a. C., cuando de nuevo se la integró a Siria. Sin embargo, siguió existiendo población judía en Gaza hasta el año 61 d. C., cuando los judíos fueron desalojados por el gobernador romano. Poco más tarde, los judíos volvieron a conquistar Gaza en la Gran Guerra contra los romanos de 67-70 d. C, que perdieron, aunque los romanos les permitieron luego vivir allí, y en el periodo bizantino floreció en Gaza una gran comunidad.

Gaza fue por siglos el puerto de entrada de los peregrinos judíos que visitaban Jerusalén y el preferido por los comerciantes judíos. Entre las pruebas arqueológicas que demuestran lo anterior está una grabación en caracteres hebreos y griegos que fue descubierta en uno de los pilares de la Gran Mezquita de Gaza, que llevaba encima la imagen de la Menorá y a los lados un shofar y un etrog. Dicho hallazgo fue descubierto en 1870 y se guardó en el mismo sitio hasta 1987, cuando los árabes lo destruyeron durante la Primera Intifada. Otra prueba es un pavimento de mosaico descubierto en 1965 por el Departamento de Antigüedades de Egipto en la ciudad de Maiumas, representando al rey David tocando el arpa. El nombre está escrito en letras hebreas y el mosaico era dedicado a una sinagoga que fue destruida durante la conquista árabe. También se sabe que Gaza, junto con Tiberiades y Zoar, fue una de las ciudades santas donde acudían los peregrinos judíos cuando los bizantinos les prohibieron visitar Jerusalén, lo cual está testificado por el filósofo del siglo X, Sahl ben Mazli’ah.

Cuando los árabes invadieron la región en el siglo VII d. C., Gaza contaba con una gran población judía, la más importante de Judea de aquellos tiempos. Existen varios documentos encontrados en la Genizá de El Cairo que testifican que había una importante comunidad judía en Gaza durante el período musulmán temprano. En este sentido tenemos una carta del año 1030 en la que leemos que los judíos del sur de Palestina se habían refugiado en Gaza, y de otro documento de 1052 nos enteramos de que un grupo de judíos de Jerusalén y Gaza habían visitado los campos que había cerca de la Franja para comprobar si el maíz había madurado lo suficiente como para proclamar el Pésaj. También se sabe que en el siglo VIII, el rabino Moisés de los masoretas vivía en Gaza, lo cual demuestra que la ciudad era un centro de aprendizaje judío. En la misma Genizá de El Cairo se encontró una carta escrita en nombre de la comunidad judía de Gaza con la firma de quince ancianos.

Durante las cruzadas, Gaza fue conquistada y destruida por los conquistadores cristianos, que asesinaron a casi toda su población. En 1153, los templarios construyeron allí una fortaleza y convirtieron la Gran Mezquita de Gaza en la Catedral de San Juan. Dos decenios más tarde, el ejército de Saladino volvió a conquistar Gaza. De esa época contamos con los informes de varios viajeros, entre ellos Meshullam de Volterra, quien visitó Gaza en 1481 y escribió que había allí unos 50 o 60 propietarios judíos que tenían una pequeña, pero bonita sinagoga, y que el rabino de la ciudad era Moisés de Praga, que había huido de Jerusalén. Lo mismo fue corroborado por el rabino Obadaiah de Bentinoro, quien visitó Gaza en 1488 y mencionó al mismo rabino. En aquellos tiempos, los judíos vivían en un barrio en la parte más alta de Gaza, que incluso hoy en día los árabes locales llaman Jarat al-Yahud (que significa el barrio de los judíos). En el barrio aún existe una iglesia católica que está orientada hacía Jerusalén, delatando que originalmente fue una sinagoga.

Bajo el gobierno de los turcos otomanes, la comunidad judía de Gaza contaba con una corte rabínica y una yeshivá (escuela talmúdica), y de los escritos del rabino académico David ben Solomón ibn Zimra, también conocido como Radbaz, resulta que este consideraba la Franja como parte de Eretz Israel. También se sabe que muchos judíos de España y Portugal huyeron de la Inquisición escapándose a Gaza, y lo mismo hizo el gran cabalista medieval Rabino Avraham Azoulai, quien huyó de Hebrón a la Franja, donde vivió sus últimos años de vida y escribió dos de sus libros más conocidos: Jesed l’Avraham, un importante compendio sobre temas místicos, y Baal Brit Avraham, un comentario sobre el Tanaj. Varios testimonios de la época mencionan las sinagogas de Gaza, como por ejemplo el de Samuel ben David, quien visitó la Franja en 1641, y el del geógrafo Joseph Schwartz, quien informó que vio en una ruina en Ashkelon «las grandes y notables piedras traídas de la sinagoga de Gaza». También vivió en Gaza el rabino Israel Najara, nativo de Damasco, que se refugió allí debido a una plaga mortal, convirtiéndose en rabino jefe y presidente de la Corte Rabínica, su tumba estando hoy en día en el cementerio judío de Gaza. Posteriormente, su hijo fue elegido rabino de Gaza en 1664.

Dos siglos más tarde, en 1835, el gobernador egipcio de Gaza destruyó la última gran sinagoga de la ciudad y usó las piedras para construir la fortaleza egipcia de Ashkelon. Lo único que sobrevive en nuestros días son las puertas, que fueron rescatadas por los judíos gazatíes de Hebrón e instaladas en la sinagoga Avraham Avinu, destruida por los árabes en 1929. Según varios informes, en la década de 1870 había unas noventa familias judías en Gaza, que se dedicaban principalmente a comprar cebada de los beduinos y la exportaban a las cervecerías de Europa. En 1908, el conocido periodista lituano y principal artífice de la implantación del idioma hebreo como idioma hablado, Eliezer Ben Yehuda, fue invitado a abrir una escuela en Gaza, lo cual hizo en 1910. Al estallar la Primera Guerra Mundial en 1914, los turcos expulsaron a todos los residentes de Gaza, pero, después de la guerra, un pequeño número de judíos regresaron. Sin embargo, volvieron a abandonarla en 1921 debido a los disturbios árabes.

Gaza fue incluida en la Declaración Balfour como parte de la patria judía, igualmente fue reconocida inicialmente por la ONU. Sin embargo, tanto Gaza como otras partes de la patria judía fueron arrebatados por los árabes en la Guerra de Independencia de 1947. La Franja fue capturada por Israel en la Guerra de los Seis Días de 1967, aunque luego evacuó unilateralmente en 2005, a cambio de paz. Fue una decisión que muchos expertos militares criticaron, porque permitió a Hamás a aumentar drásticamente su arsenal de cohetes – la inteligencia israelí calculó que Hamás, Yihad Islámica y otros grupos terroristas palestinos tienen al menos 30.000 cohetes y proyectiles de mortero almacenados en Gaza.

Hoy en día ya no hay judíos en Gaza y los muy pocos cristianos que aún quedan viven aterrorizados – los Territorios Palestinos ocupan el noveno lugar en la lista de los países más peligrosos del mundo para los cristianos. El radicalismo islámico es tan acuciante en Gaza, que se llegó a increpar a un inocente niño por expresar su deseo de paz y reconciliación con Israel. Se trata de Abdel Rahman al-Shantti, un niño rapero palestino que por aquel entonces tenía once años de edad, muy conocido por su música. «Me gustaría difundir el amor entre nosotros e Israel. No hay razón para la lucha y las guerras. Tenemos que dejar que esta relación sea cada vez mejor», dijo el joven. Las críticas de los palestinos fueron atroces, culpando a su padre de que no había educado bien a su hijo. Consecuencia de ello, ese pidió al canal Russia Today que retirara el video.

Suscríbete a nuestroNEWSLETTER

Ingresando tus datos aquí, y recibirás noticias y novedades de CJCH en tu mail.