Periodista iraní perseguida por el régimen: Me gustaría visitar Israel

Medio Oriente, NOTICIAS

Masih Alinejad acaba de sobrevivir a un intento de secuestro por parte del régimen iraní. (Twitter)

Enlace Judío
En la entrevista de Jacob Magid a la periodista iraní-estadounidense a quien la República Islámica supuestamente intentó secuestrar de suelo estadounidense el año pasado, ella insta a la administración del presidente Biden a castigar a Teherán, advirtiendo que el complot frustrado es el último ejemplo de por qué el régimen de Teherán no debería ser socio en ningún acuerdo nuclear. También dice que le gustaría visitar Israel.
“Hago un llamado a la administración Biden para que muestre su solidaridad y tome una acción enérgica que proteja a mi familia“, dijo Masih Alinejad en la entrevista con The Times of Israel.
“Me encantaría visitar Israel”, continuó la periodista iraní. “Estoy segura de que decir esto dará lugar a más amenazas contra mí y mi familia, pero alguien debería dar un paso, romper este tabú y hablar en contra de este odio propagado por el régimen“.
La entrevista se produjo dos días después de que los fiscales federales revelaran el complot en su contra, por el que se ha acusado a cinco agentes iraníes.
Según la acusación presentada en un tribunal federal de Nueva York, los oficiales de inteligencia iraníes en 2018 intentaron obligar a los familiares de Alinejad residentes en Irán a llevarla a un tercer país, donde la arrestarían y la llevarían a Irán para encarcelarla. Cuando eso falló, contrataron a investigadores privados estadounidenses para que la vigilaran durante los últimos dos años. Los agentes iraníes investigaron posibles formas de sacarla de Estados Unidos, incluida la contratación de una lancha rápida de “estilo militar” para sacarla de Manhattan, según la hoja de cargos.
Teherán ha negado rotundamente las acusaciones.
“Toda esta historia de secuestro es un desafío de la República Islámica al gobierno de Estados Unidos“, dijo Alinejad, y agregó que Teherán está observando de cerca para ver cómo responde Biden. “Si guardan silencio, entonces es una señal para [Irán], y perseguirán a más ciudadanos en suelo estadounidense“.
Pero el mismo día en que el supuesto complot se hizo público, la administración Biden notificó al Congreso que había extendido las exenciones de sanciones sobre el comercio de petróleo de Irán. La medida para otorgar acceso a Teherán a algunos de sus fondos congelados en Japón y Corea del Sur parecía estar vinculada a las negociaciones indirectas recientemente estancadas que Estados Unidos e Irán han estado sosteniendo en Viena para reactivar un acuerdo nuclear multilateral. La administración del ex presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anuló el acuerdo en 2018 e Irán respondió con una serie de violaciones atroces en su contra.
Alinejad dijo que su “corazón se rompió” cuando se enteró de las exenciones de sanciones de Estados Unidos.
“Dejé mi amada patria para estar a salvo aquí en Estados Unidos, y ahora, cuando el régimen de Irán está tratando de secuestrarme, mi gobierno aquí en Estados Unidos está intentando llegar a un acuerdo con el mismo régimen“, se lamentó.
Los partidarios del acuerdo nuclear argumentan que, si bien Irán ya puede ser un actor estatal desestabilizador, sería aún más peligroso si adquiriera un arma nuclear y que, por lo tanto, es necesario negociar con el régimen para evitar tal resultado.
Pero Alinejad sostuvo que Irán ya es suficientemente peligroso. “Este régimen, que mata a sus propios ciudadanos, ¿cree que se puede confiar en ellos? ¿Que puedes hablar con ellos? ¿Que se puede llegar a un acuerdo con este régimen sin pedirles que respeten los derechos humanos?”.
Recordó sentirse optimista cuando se firmó el acuerdo nuclear conocido como el Plan de Acción Integral Conjunto en 2015. El acuerdo ofreció a Irán millones de dólares en alivio de sanciones a cambio de frenar su programa nuclear.
“Pero el dinero fue a Hezbolá, Hamas y Bashar Assad en Siria. El mismo Nasrallah dice que el mayor patrocinador de Hezbolá es la República Islámica. Mi familia no obtuvo ningún beneficio del acuerdo con Irán”, dijo Alinejad.
La periodista de 44 años dejó Irán en 2009, estudió en Gran Bretaña y trabajó para el servicio en persa de Voice of America, respaldado por el gobierno de EE. UU.. Desde 2014, Alinejad también ha mantenido una campaña de Facebook, “My Stealthy Freedom”, para apoyar a las mujeres iraníes que no quieren usar la cobertura obligatoria del hiyab.
El FBI alertó a Alinejad hace ocho meses que estaba siendo vigilada y que su casa no era segura. Los agentes le mostraron fotografías íntimas de su casa en Brooklyn y de su familia que, según dijeron, fueron tomadas por un investigador que vigilaba a los iraníes, para demostrar que su casa había sido comprometida.
De vuelta en Irán, su hermano ha sido arrestado y permanece en la cárcel debido a su activismo y su madre también se enfrenta a la presión de las autoridades de la República Islámica. “He tratado de mantenerme fuerte, pero al mismo tiempo estoy preocupado por mi familia, que son como rehenes en manos de la República Islámica“, dijo Alinejad.
A lo largo de la entrevista, Alinejad se mantuvo firme referiéndose al gobierno iraní únicamente como la “República Islámica“, y sostuvo que los mulás habían “tomado como rehén” su tierra natal.
Se refirió a las elecciones presidenciales más recientes del país como una “selección” en la que las mujeres y la mayoría de los miembros de la oposición tenían prohibido postularse y “solo los políticos elegidos por el líder supremo [el ayatolá Ali Khamenei] podían postularse después de mostrar suficiente lealtad a la República Islámica“.
Ibrahim Raisi, quien según los activistas aprobó las ejecuciones de miles de disidentes políticos, fue elegido presidente.
“Él era el jefe del poder judicial cuando arrestaron a mi hermano debido a mis actividades”, dijo Alinejad sobre Raisi.
Insistió en que el gobierno no es representativo de la mayoría de los iraníes, “que no ven a Estados Unidos e Israel como el enemigo”.
“He recibido muchos videos de personas dentro de la sociedad, estudiantes y la generación joven [que muestran] cómo se han negado a pisar la bandera de Israel“, dijo Alinejad. “Somos totalmente diferentes de nuestros secuestradores, nuestros opresores“.
“La narrativa que siempre usa la República Islámica, que si apoyas al pueblo israelí, traicionas a tus hermanos y hermanas en Palestina, es incorrecta. Si eres un verdadero activista de derechos humanos, debes apoyar a ambos lados“, agregó.
Alinejad también recordó gratos recuerdos de sus interacciones con la comunidad judía en Irán, a quienes se refirió como “las primeras víctimas de la República Islámica“.
El liderazgo de la comunidad judía no es conocido por sus críticas al régimen y el único representante judío en el parlamento de Irán se ha pronunciado en contra de las “atrocidades del régimen sionista contra los palestinos”.

 

Pero Alinejad insistió en que los judíos de Irán, como muchos otros, hablan de manera muy diferente en privado y no comparten sus críticas públicamente por temor a represalias de las autoridades gubernamentales.
“Como periodista, este es mi objetivo: luchar por la verdad de que no pueden expresarse”, dijo.
A pesar de la elección de Raisi, Alinejad dijo que era optimista sobre el futuro en su país natal, y señaló una caída de casi el 30 por ciento en la participación en las elecciones del mes pasado.
“Las familias de los asesinados por el régimen durante cuatro décadas se unieron en una campaña de boicot, diciendo no al voto y no a la República Islámica”, declaró.
“Durante mucho tiempo, la gente tuvo miedo de hablar en contra de la República Islámica, pero ahora la República Islámica es la que le tiene miedo a su gente“, agregó Alinejad.
“No vinieron aquí para lastimar al presidente Biden. Querían hacerme daño porque soy una mujer iraní y somos la mayor amenaza para la República Islámica“.

Suscríbete a nuestroNEWSLETTER

Ingresando tus datos aquí, y recibirás noticias y novedades de CJCH en tu mail.