Papa Francisco advirtió sobre el resurgimiento del antisemitismo en Europa

Antisemitismo, NOTICIAS

Ustedes, judíos y cristianos, desean ver en el otro ya no un extraño, sino un amigo», señaló en su encuentro.

Periodista Digital: EFE

El papa Francisco advirtió de los brotes de odio y antisemitismo que surgen en Europa, en el encuentro que mantuvo con líderes cristianos y judíos en su primer acto de la visita a Budapest.

El pontífice se encuentra realizando una gira por países europeos que, en su primera etapa, lo llevó a la capital húngara, donde celebró un encuentro ecuménico y con la comunidad judía en el Museo de Bellas Artes, para posteriormente trasladarse a Eslovaquia.

Francisco se reunió con los representantes de los cristianos -que suponen el 52% de la población, de los cuales el 30% son católicos- y con la comunidad judía, fuertemente diezmada durante la invasión nazi y de la que quedan cerca entre 10.000 y 15.000 miembros en todo el país.

En este acto, el papa apreció que las diferentes confesiones presentes en país, entre las que se encuentran luteranos y calvinistas, «se hayan unido para derribar los muros de separación del pasado»: «Ustedes, judíos y cristianos, desean ver en el otro ya no un extraño, sino un amigo; ya no un adversario, sino un hermano», señaló.

Agregando que Dios les pide que dejen «atrás las incomprensiones del pasado, las pretensiones de tener razón y de culpar a los demás, para ponernos en camino hacia su promesa de paz» y exhortó a que esta unión sea fuerte ante la tentación de «absorber al otro», porque cuando se ha intentado «no se ha construido, se ha destruido» y «lo mismo cuando se ha querido marginarlo en un gueto, en vez de integrarlo».

«La amenaza todavía serpentea»

«¡Cuántas veces ha ocurrido esto en la historia! Debemos estar atentos y rezar para que no se repita. Y comprometernos a promover juntos una educación para la fraternidad, para que los brotes de odio que quieren destruirla no prevalezcan. Pienso en la amenaza del antisemitismo, que todavía serpentea en Europa y en otros lugares», advirtió.

Consideró que se trata de «una mecha que hay que apagar y la mejor forma de desactivarla es trabajar en positivo juntos, es promover la fraternidad». Además pidió a los representantes de las religiones que se unan para ser ejemplo y para que nadie «pueda decir que de los labios de los hombres de Dios salen palabras de división, sino sólo mensajes de apertura y de paz».

«En un mundo desgarrado por demasiados conflictos, este es el mejor testimonio que pueden ofrecer quienes han recibido la gracia de conocer al Dios de la alianza y de la paz», agregó.

Suscríbete a nuestroNEWSLETTER

Ingresando tus datos aquí, y recibirás noticias y novedades de CJCH en tu mail.