El surgimiento del sionismo árabe

Medio Oriente, NOTICIAS, Opinión

Por Melanie Phillips
Mientras que los liberales occidentales y el Consejo de Derechos Humanos de la ONU redoblan su determinación de demonizar, deslegitimar y destruir a Israel, el apoyo a ese asediado país proviene de una dirección sorprendente.
En 2020, la gente se sorprendió por los Acuerdos de Abraham entre Israel y los Emiratos Árabes Unidos. Se encendió la esperanza de que este vínculo sin precedentes podría anunciar el fin de la guerra árabe centenaria contra el estado judío.
Ahora hay signos de un fenómeno nuevo y relacionado: el surgimiento de los sionistas árabes.
En el Jewish Chronicle, Jonathan Sacerdoti ha informado que varios influyentes árabes, con cientos de miles de seguidores en las redes sociales, han surgido para promover a Israel y apoyar a los judíos.
Un bloguero sirio comenzó un video rogando al gobierno israelí que “ocupe” toda Siria para salvar más vidas. “Los Altos del Golán es la única zona de Siria que no ha sido destruida y que su gente no ha sido asesinada”, dijo.
En otro video, un académico árabe se conmovió hasta las lágrimas al visitar el monumento conmemorativo del Holocausto de Jerusalén, Yad Vashem, y prometió: “Hoy, juntos, musulmanes, judíos y cristianos, les prometemos que nunca volverá a suceder”.
En Dubái, Loay Al-Shareef, de 39 años, que se declara sionista, dijo: “Es muy justo que los judíos tengan su patria ancestral en la tierra de Israel”.
Haciendo frecuentes referencias a las escrituras judías, agregó: “Los judíos no son colonialistas ni conquistadores en la tierra de Israel porque si creyéramos eso, entonces creeríamos que David, Salomón, Isaías e Yirmiyahu y los profetas fueron en realidad colonizadores, y eso matar la fe islámica”.
Parece que algo hasta ahora reprimido en la sociedad árabe ahora se ha desbloqueado. Los acuerdos han liberado a los árabes del Golfo para declarar su apoyo a Israel y los judíos, reconociendo así abiertamente ciertas verdades y realidades en lugar de las mentiras que su sociedad se ha dicho a sí misma durante tanto tiempo.
Entonces, ¿qué tan profundo es este desarrollo?
En gran medida, es el resultado de una revuelta contra el extremismo religioso que los propios árabes exportaron al resto del mundo islámico.
Este extremismo se desarrolló después de la Primera Guerra Mundial. Cuando los líderes mundiales dividieron el Medio Oriente después de esa guerra y el colapso relacionado del Imperio Otomano, los musulmanes árabes originalmente apoyaron el regreso de los judíos a su hogar ancestral en Palestina.
En 1918, Sherif Hussein, el guardián de los Santos Lugares islámicos en Arabia, se refirió al pueblo judío como los “hijos originales” de Palestina que regresaban a su “tierra sagrada y amada”.
Este apoyo, sin embargo, se transformó en una enemistad asesina por el surgimiento del islamismo, el islam político extremista. Esto surgió en los primeros años del siglo pasado como otro resultado del colapso del Imperio Otomano, que hasta entonces había controlado al Islam político.
El padrino del islamismo fue el egipcio Sayed Qutb, fundador de los Hermanos Musulmanes, quien se basó con una mentalidad fanática literal en los textos religiosos islámicos y su enemistad teológica hacia los judíos. En su diatriba de 1950 Nuestra lucha con los judíos, Qutb declaró que los judíos eran el adversario de Dios, conspirando para penetrar en los gobiernos de todo el mundo para “perpetuar sus malvados designios”, incluido un plan para tomar el control de todas las “riquezas de la humanidad”. ”
Según el estudioso del Islam Robert Wistrich, las invectivas de Qutb convirtieron el antisemitismo en el marcador de los movimientos islamistas. A lo largo de la sociedad musulmana dominante, convirtió a los judíos en una metáfora de la dominación occidental, la inmoralidad y una amenaza a la integridad del Islam.
El islamismo fue importado por los británicos al Mandato de Palestina en las décadas de 1920 y 1930 en la persona del Gran Muftí de Jerusalén, Haj Amin al-Husseini. Su antisemitismo virulento fusionó la enemistad teológica islámica hacia los judíos con el odio racial a los judíos nazi.

Ahora, sin embargo, liderados por el gobernante de facto de Arabia Saudita, el príncipe heredero Mohammed bin Salman («MBS»), los estados del Golfo se están alejando del islamismo como una carta de perdedores.
Los islamistas ven la modernidad como el enemigo letal del Islam y creen que detrás de la modernidad están los judíos. Para MBS, por el contrario, los árabes deben abrazar la modernidad porque la alternativa islamista los devolverá al primitivismo tribal del desierto. E Israel es la clave para la modernidad, así como para protegerse contra su enemigo islamista chiíta común en Teherán.
Por supuesto, es importante mantener todo esto en perspectiva. Estas voces árabes reformistas son todavía pocas. MBS tiene muchos enemigos que buscan su desaparición literal.
En Gran Bretaña y Europa, las comunidades musulmanas están desproporcionadamente involucradas en ataques contra judíos. Y aunque muchos musulmanes evitan el Islam político, su teología permanece imbuida de odio hacia los judíos y el llamado a la yihad, la guerra santa contra ellos.
Sin embargo, estas expresiones abiertas de amistad árabe hacia Israel indican un movimiento significativo de las placas tectónicas geopolíticas. Porque los “palestinos” ahora están siendo abandonados por sus antiguos aliados árabes.
El palestinismo está imbuido de islamismo. Esto no solo se aplica a Hamas, cuya carta canaliza a Qutb y responsabiliza a los judíos de todos los males del mundo. También se aplica a la supuestamente moderada Autoridad Palestina, cuyo líder Mahmoud Abbas venera abiertamente al islamista al-Husseini, quien fue aliado de Hitler en Medio Oriente y comprometido con una “Solución Final” de los judíos en toda la región.
Sin embargo, a pesar de estos funestos hechos, Occidente persiste en su creencia implacable de que Israel es el problema.
No es una coincidencia que esta inversión alucinante de la verdad y la mentira huela al lavado de cerebro comunista. Porque la Unión Soviética usó la causa palestina para subvertir la comprensión de la razón de Occidente y sacarla de su brújula moral.
En un artículo para Gatestone, Richard Kemp relata cómo el general Ion Mihai Pacepa, el jefe del servicio de inteligencia exterior de Rumania que se convirtió en el oficial de inteligencia de más alto rango en desertar de la esfera soviética, proporcionó detalles de las operaciones de la KGB contra Israel.
Pacepa dice que el presidente de la KGB, Yuri Andropov, le dijo: “Necesitábamos inculcar un odio al estilo nazi hacia los judíos en todo el mundo islámico y convertir esta arma de las emociones en un baño de sangre terrorista contra Israel y su principal partidario, los Estados Unidos.»
Moscú había entendido cómo podía armar a los “palestinos” contra Occidente. Andropov le dijo a Pacepa: “El Islam estaba obsesionado con evitar la ocupación de su territorio por parte de los infieles, y sería muy receptivo a nuestra caracterización del Congreso de los Estados Unidos como un organismo sionista rapaz que busca convertir el mundo en un feudo judío”.

Para lograr sus objetivos, el Kremlin ideó la Operación SIG, una campaña de desinformación destinada a “poner a todo el mundo islámico en contra de Israel y Estados Unidos”.
Pero también necesitaba apuntar al propio Occidente. Hizo esto transformando la guerra árabe de exterminio contra el estado judío en algo que Occidente apoyaría: una campaña por la autodeterminación de los oprimidos.
Entonces, en la década de 1960, en connivencia con Yasser Arafat, el líder nacido en Egipto de la terrorista Organización para la Liberación de Palestina, creó una identidad árabe palestina ficticia. Como dijo Arafat: “El pueblo palestino no tiene identidad nacional. Yo, Yasser Arafat, hombre del destino, les daré esa identidad a través del conflicto con Israel”.
El Occidente culturalmente desmoralizado —sin duda, el puñado de «idiotas útiles» más espectacular de la Unión Soviética— ha sido totalmente engañado por todo esto.
A medida que un número cada vez mayor de árabes se dan cuenta de que Israel no es su enemigo sino su aliado indispensable, la última esperanza que les queda a los palestinos es la animadversión obsesiva de Occidente contra Israel y los judíos.
La guerra de exterminio contra Israel es la asignatura pendiente tanto del nazismo como del comunismo. Sin embargo, los occidentales que atacan a Israel no pueden ver cómo el islamismo ha fusionado estos dos sistemas asesinos en un ataque no solo contra Israel sino contra el mismo Occidente.
Mientras que el mundo árabe se vuelve cada vez más hacia la supervivencia y el pueblo judío, Occidente sigue decidido a marchar en la dirección opuesta

Suscríbete a nuestroNEWSLETTER

Ingresando tus datos aquí, y recibirás noticias y novedades de CJCH en tu mail.