La comunidad judía de Ucrania y cómo están viviendo la invasión de Rusia

Mundo Judío, NOTICIAS

Jewish Telegraphic Agency (JTA)
Todas las posturas, temores e hipótesis se hicieron realidad el jueves por la mañana temprano en Ucrania, cuando Rusia lanzó una invasión armada a gran escala por tierra y mar.
Decenas de miles de judíos viven en Ucrania, lo que la convierte en el hogar de una de las comunidades judías más grandes del mundo, una con una historia complicada, manchada por la persecución y la agitación, que está afectando tangiblemente su respuesta al ataque.
Aquí hay un desglose de quiénes son, dónde viven y qué están experimentando.

¿Qué está pasando en Ucrania en este momento?
Después de semanas de reportes ominosos sobre los planes de Rusia para intentar anexar partes de Ucrania, un ex miembro de la Unión Soviética que con el tiempo se ha acercado a la OTAN y a las potencias occidentales, un hecho que enfurece al Kremlin, el presidente ruso, Vladimir Putin, anunció temprano en la televisión el jueves que había iniciado una “operación militar especial”. Mientras lo hacía, se escucharon explosiones en la capital, Kiev, y en varias otras grandes ciudades ucranianas.
Esta es la segunda vez en la última década que Putin ha invadido partes del país: en 2014, Rusia anexó territorio en la región de Crimea, lo que inició meses de lucha cerca de las fronteras de los dos países. Pero las primeras señales muestran que este nuevo conflicto podría progresar rápidamente a un asunto de mayor escala.
Ahora se han reportado explosiones y tropas rusas desde Crimea en el este hasta el área de Lviv en el oeste, y los funcionarios ucranianos estiman que decenas de soldados y civiles ya están muertos. La mayoría de los analistas califican la escalada como el conflicto armado más importante de Europa desde la Segunda Guerra Mundial.
Más de 10,000 soldados rusos y ucranianos murieron en la guerra de 2014.

¿Cuántos judíos viven hoy en Ucrania?
Esta es una pregunta difícil de responder con especificidad, complicada por la composición cultural de los judíos ucranianos y su historia. Un estudio demográfico de 2020 sobre los judíos europeos sitúa el número de ucranianos que se identifican como judíos en 43,000. Pero algunas estimaciones de personas con ascendencia judía cuadriplican ese número.
A pesar de siglos de antisemitismo y pogromos que concentraron a las poblaciones judías en focos de Europa del Este, como la Zona de Asentamiento, que incluía una gran parte de la Ucrania moderna —y era conocida por sus shtetl y como el escenario de El violinista en el tejado— se estima que más de 1.5 millones de judíos vivían en lo que ahora es Ucrania en vísperas de la Segunda Guerra Mundial.
Aproximadamente 1 millón de esos judíos fueron asesinados en el Holocausto, pero un censo de 1989 estimó que cerca de medio millón vivían en Ucrania en 1989, antes de la disolución de la Unión Soviética. Bajo el dominio soviético, los judíos fueron perseguidos y, además, se les negó el derecho a emigrar, obligados a ocultar gran parte de su práctica religiosa en una sociedad plagada de antisemitismo.
Después del colapso de la Unión Soviética, cerca del 80% de esos judíos se fueron a Israel y a otros lugares. Muchos de los que se quedaron son ancianos y pobres, y otros están desconectados de sus orígenes judíos, tal vez por las décadas de persecución.
Por ejemplo, la encuesta demográfica de 2020 estimó que además de una población “central” de 43,000 judíos, alrededor de 200,000 ucranianos son técnicamente elegibles para la ciudadanía israelí, lo que significa que tienen ascendencia judía identificable. El Congreso Judío Europeo dice que ese número podría llegar a 400,000.

¿Dónde vive la mayoría de los judíos de Ucrania?
La mayoría de los judíos de Ucrania viven en las ciudades más grandes del país, pero algunos, especialmente los ancianos, viven en ciudades más pequeñas y aldeas empobrecidas dispersas. Entonces, esta lista, que contiene estimaciones de personas con orígenes judíos, algunas proporcionadas por las propias comunidades, no es exhaustiva. Debido a que el ataque de Rusia ha apuntado a todo el país, todas las comunidades judías se enfrentan a la violencia y a las consecuencias de la guerra.
Kiev: la capital de Ucrania, de cerca de 3 millones de habitantes, alberga a unos 110,000 judíos y media docena de sinagogas activas.
Dnipro: esta ciudad del este, que estuvo fuera del alcance de los civiles no autorizados durante la era comunista debido a sus múltiples complejos militares, ahora tiene alrededor de 60,000 judíos,
según cifras comunales. Alberga restaurantes Kosher, una sinagoga, una Mikve y múltiples negocios de propiedad judía, y en 2012 terminó la construcción de un edificio de 22 pisos que tiene forma de Menorá.
Jarkov: esta ciudad industrial cerca de la frontera con Rusia es una de las más grandes de Ucrania, y unos 45,000 judíos la llaman hogar, según las propias estadísticas de la comunidad.
Odessa: esta ciudad portuaria del sur de alrededor de un millón de habitantes también tiene 45,000 judíos, según estadísticas comunales, cuatro sinagogas activas, un museo judío, dos centros comunitarios judíos y no menos de una docena de escuelas o jardines de infancia judíos. También alberga cuatro orfanatos para niños judíos, administrados por el movimiento jasídico Jabad-Lubavitch. A fines del siglo XIX, los judíos constituían más de un tercio de la población de la ciudad.
Uman: esta pequeña ciudad alberga la tumba del rabino jasídico del siglo XVIII Najman de Breslev, que atrae a decenas de miles de judíos jasídicos en una peregrinación de tributo anual. Pero unos cientos de judíos, en su mayoría israelíes, ahora viven allí todo el año.
Lviv: esta ciudad occidental, cerca de Polonia, alberga algunas pequeñas comunidades judías de 100 a 200 personas cada una.

¿Cómo están respondiendo a la violencia?
Dada su traumática historia, los judíos ucranianos se sienten más que un poco asustados ante la posibilidad de una guerra prolongada.
En Odessa, el rabino Shlomo Baksht les explicó a sus hijos huérfanos que “hubo una guerra pero que no están siendo atacados”. Le dijo a nuestro a JTA que algunos estaban seguros por eso, “pero otros realmente no y el miedo se quedó en sus ojos”.
El mes pasado JTA reportó que algunos estaban preparando sus maletas. Pero debido a la naturaleza generalizada de la violencia, que estalló desde todos los lados, lo que llevó a los aeropuertos ucranianos a cancelar todos los vuelos comerciales, muchos judíos locales, como los no judíos, se ven obligados a quedarse ahí por ahora.
Para muchos de los ancianos que experimentan pobreza, ansiedad y aislamiento ya empeorados por la pandemia de COVID-19, la situación traerá nuevos desafíos físicos y psicológicos, dijo Amos Lev-Ran, un empleado de la división en la antigua Unión Soviética de la organización benéfica del organismo judío estadounidense de caridad JDC, que es un importante proveedor de atención a los judíos necesitados en Ucrania.
“A medida que las cosas empeoran, esas necesidades se vuelven más apremiantes”, dijo Lev-Ran.
El JDC ya ha estado aumentando sus contribuciones en los últimos meses, agregando 4.4 millones de dólares en gastos de ayuda desde noviembre.
Algunos otros, en su mayoría de una generación alejada de la era de la Unión Soviética, se han asimilado a la cultura patriótica de Ucrania y quieren proteger su patria a toda costa.
“Dejo de hacer cualquier compra grande. Quiero comprar armas”, dijo a JTA a principios de mes Vlodymyr Zeev Vaksman, presidente de 40 años de la comunidad Tiferet Masorti de Odessa.
Dicho esto, miles de ucranianos también están huyendo a países cercanos como Polonia y Hungría.

¿Están a salvo?
El fin de semana pasado, comenzó a circular una carta que Bathsheba Crocker, la embajadora de los Estados Unidos ante las Naciones Unidas, envió al alto comisionado de las Naciones Unidas para los derechos humanos. En ella, Crocker escribió que Estados Unidos cree que después de una invasión, Rusia buscará apuntar a una lista de personas específicas “que se oponen a las acciones rusas” a través de “asesinatos, secuestros/desapariciones forzadas, detenciones injustas y el uso de tortura.”
En esa lista, escribió Crocker, junto con disidentes políticos, activistas LGBTQ y otros, están “poblaciones vulnerables como minorías religiosas y étnicas”. Eso llevó a algunos en las redes sociales a especular si eso incluye a los judíos.
Todavía no sabemos si esta lista es real y qué acciones, si las hay, ocurrirán a quienes puedan estar en ella. Pero sabemos dos cosas: Putin ha llevado a cabo las acciones que Crocker describió durante años contra sus oponentes políticos y cualquier persona prominente que proteste por su reinado autocrático.
También se ha esforzado por proyectar una imagen pro judía en el escenario mundial, cultivando relaciones cercanas con los rabinos de Jabad y los líderes israelíes, incluido el ex primer ministro israelí Benjamín Netanyahu.
Aún así, no todos los judíos rusos están convencidos de los gestos de Putin: un caso destacado hace unos años que involucró la expulsión de varios rabinos del país, por presuntas razones de seguridad nacional, dejó a muchos cuestionando sus motivos.
Siga leyendo para conocer las otras formas en que Putin instrumentaliza las historias judías y nazis para impulsar una agenda.

El presidente de Ucrania es judío: así es como eso entra en juego
En el centro de atención está el primer presidente judío de Ucrania, Volodymyr Zelensky, un neófito político de 44 años cuyo trabajo más reciente antes de ser elegido en 2019 fue actuar en programas de televisión cómicos. Aunque no es religioso, Zelensky ha comenzado a hacer referencia a su identidad judía y a proclamar públicamente su solidaridad con Israel en los últimos años.
A pesar de ganar las elecciones de 2019 de manera aplastante, después de haber sido golpeado con algunos ataques antisemitas durante la campaña, los índices de aprobación de Zelensky se han desplomado con el tiempo a medida que su imagen como un reformador inconformista decidido a abordar el problema de corrupción del país se ha reducido.
Al mismo tiempo, las crecientes tasas de antisemitismo, a veces relacionadas con las crecientes tasas de hipernacionalismo, se han convertido en un problema en Ucrania durante la última década. Rusia, probablemente aprovechando este hecho, ha hecho de la desinformación antisemita un componente clave en la guerra de poder en línea que la acompaña contra Ucrania, y sus esfuerzos para galvanizar el apoyo a la guerra entre los ciudadanos en casa.
Por ejemplo, durante la revolución de Maidan de 2014, una serie de protestas violentas que derrocaron al expresidente ucraniano Viktor Yanukovych, un aliado de Putin, el Kremlin se embarcó en una campaña de desinformación “para dividir a los ucranianos en líneas étnicas y religiosas y deslegitimarlos pintándolos como nazis y fascistas”, explicó el excorresponsal de JTA, Sam Sokol.
“Los rusos plantaron noticias falsas sobre incidentes antisemitas imaginarios y supuestamente participaron en provocaciones antisemitas”, dijo Sokol, autor de Putin’s Hybrid War and the Jews: Antisemitism, Propaganda, and the Displacement of Ukrainian Jewry. “En respuesta, los ucranianos lanzaron acusaciones similares contra los rusos. Los judíos se vieron utilizados por ambos lados”.
La tendencia ha continuado: en su discurso anunciando la guerra, Putin comparó el liderazgo de Ucrania con los nazis, algo que ha hecho repetidamente desde 2014. (Los líderes ucranianos, a su vez, han seguido haciendo acusaciones similares contra sus rivales rusos).
“[El] objetivo es proteger a las personas que han sido víctimas de acoso y genocidio… durante los últimos ocho años. Y para ello lucharemos por la desmilitarización y desnazificación de Ucrania”, dijo Putin sobre su razonamiento para la invasión.
Zelensky, cuyos familiares murieron en el Holocausto, está particularmente en sintonía con la retórica. El jueves, la cuenta oficial de Twitter del gobierno ucraniano compartió una caricatura el jueves por la mañana que mostraba a Adolf Hitler sonriendo y tocando la mejilla de Putin. “Esto no es un ‘meme’, sino nuestra y su realidad en este momento”, escribió la cuenta.

¿Cómo está involucrado Israel en todo esto?
En el aspecto diplomático, Israel ha tratado de equilibrar las estrechas relaciones que tiene con Ucrania y Rusia a medida que el conflicto se ha vuelto más acalorado. Es una serie complicada de conexiones, especialmente porque Rusia es un aliado cercano de Siria, uno de los principales enemigos de Israel, pero hasta el jueves, los líderes israelíes no habían mencionado a Rusia específicamente en sus declaraciones sobre el conflicto.
Eso cambió el jueves, cuando el ministro de Relaciones Exteriores de Israel, Yair Lapid, condenó enérgicamente la invasión.
Pero el primer ministro Naftali Bennett, en una declaración expresando su solidaridad con los ucranianos, no llegó a emitir una condena similar.
Los funcionarios israelíes también han estado promoviendo y preparándose para una mayor inmigración de judíos ucranianos y sus familias a Israel, principalmente a través de la Agencia Judía para Israel, un organismo semi gubernamental para promover esta inmigración, llamada Aliá, pero también de Nativ, otra agencia con un misión similar que se centra exclusivamente en los judíos de la antigua Unión Soviética.
La Agencia ha sido “inundada” con solicitudes el jueves. La Fraternidad Internacional de Cristianos y Judíos, un grupo filantrópico pro-Israel, ayudó a la Agencia Judía a sacar a aproximadamente 100 judíos de Ucrania el pasado fin de semana.
De la traducción (c) Enlace Judío México

Suscríbete a nuestroNEWSLETTER

Ingresando tus datos aquí, y recibirás noticias y novedades de CJCH en tu mail.