Arqueólogos descubren el texto hebreo más antiguo jamás encontrado en Israel: Incluye el nombre de Dios

Israel, NOTICIAS

Detalle del exterior de la supuesta tablilla de maldición de plomo de la Edad de Bronce Tardía descubierta en el monte Ebal en 2019. (Michael C. Luddeni/Associates for Biblical Research)

The Times of Israel
El arqueólogo Dr. Scott Stripling y un equipo de estudiosos internacionales celebraron una conferencia de prensa el jueves en Houston, Texas, en la que desvelaron lo que, según él, es el texto hebreo protoalfabético más antiguo -que incluye el nombre de Dios, “Y-H-V-H”- jamás descubierto en el antiguo Israel. Se encontró en el monte Ebal, conocido desde Deuteronomio 11:29 como lugar de maldiciones.
Si se verifica la fecha de la Edad de Bronce tardía (alrededor del año 1200 AEC), esta diminuta “tablilla de maldición” de 2 centímetros x 2 centímetros con plomo plegado puede ser uno de los mayores descubrimientos arqueológicos de la historia. Sería el primer uso atestiguado del nombre de Dios en la Tierra de Israel y retrasaría el reloj de la alfabetización israelita probada en varios siglos, demostrando que los israelitas sabían leer y escribir cuando entraron en la Tierra Santa y, por lo tanto, podrían haber escrito la Biblia mientras tenían lugar algunos de los acontecimientos que documenta.
“Se trata de un texto que solo se encuentra cada 1.000 años”, declaró el jueves el profesor de la Universidad de Haifa Gershon Galil a The Times of Israel. Galil ayudó a descifrar el texto interno oculto de la tablilla de plomo doblada basándose en escaneos de alta tecnología realizados en Praga en la Academia de Ciencias de la República Checa.
Basándose en el análisis epigráfico de los escaneos y en el análisis del plomo del artefacto, Stripling y su equipo datan la tablilla de la maldición (o defixio) en la Edad de Bronce tardía, antes o alrededor del año 1200 AEC Si se verifica esta datación, el texto sería siglos más antiguo que el anterior récord de texto hebreo más antiguo de Israel y 500 años más antiguo que el uso anteriormente atestiguado de YHVH, según Galil. En la península del Sinaí se descubrió una escritura con un alfabeto similar que data de principios del siglo XVI AEC.
Sin embargo, los investigadores aún no han publicado el hallazgo en una revista académica revisada por pares. Asimismo, aún no han publicado imágenes y escaneos claros de la inscripción para que otros académicos puedan opinar al respecto.
El hecho de que la lápida no se descubriera en un contexto estratificado cuidadosamente excavado también pone en duda la datación segura del objeto. Por el contrario, se encontró durante una reexaminación en 2019 de la tierra de un vertedero formado durante las excavaciones de la década de 1980 en el monte Ebal que se llevaron a cabo bajo la dirección del profesor Adam Zertal. La tierra había sido tamizada en seco entonces, y en 2019 el equipo de Stripling volvió a tamizarla utilizando una técnica de tamizado en húmedo que se desarrolló en el Proyecto de Tamizado del Monte del Templo, donde Stripling trabajó en su día. Stripling dirige actualmente las excavaciones en curso en la bíblica Silo.
Los arqueólogos a los que se dirigió The Times of Israel no quisieron hacer comentarios sobre el registro hasta que vieran el documento académico y los escaneos que, con suerte, se publicarán próximamente.
“El hecho de que lo publiquen en las noticias antes de que se publique científicamente es un poco raro”, dijo un académico establecido. Otro advirtió que, al no haber podido ver la inscripción por sí mismo, era imposible saber si las afirmaciones eran reales o un caso de “imaginación desbordada”.
Sin embargo, ambos escépticos dijeron que “todo es posible” y que “puede ser válido”, aunque las imágenes aún no se hayan hecho públicas.
Aunque es irregular promocionar un trabajo inédito en la prensa no especializada antes que en una revista académica, Galil señaló que el equipo se sintió obligado a compartir la noticia de la existencia de la tablilla y sus primeros hallazgos por su potencial para cambiar la historia.

El doctor Scott Stripling, jefe de la actual excavación en la bíblica Silo, exhibe un hallazgo. 22 de mayo de 2017. (Amanda Borschel-Dan/Times of Israel)
Una tablilla de maldición del monte de las maldiciones
La tablilla de maldición fue descubierta en tierra originalmente extraída de un sitio cúltico en el Monte Ebal, cerca de la bíblica Siquem y la actual Nablus. El monte Ebal aparece en Deuteronomio 11:29 como un lugar de “maldiciones” y es venerado por algunos cristianos y judíos como el lugar donde el Josué bíblico construyó un altar según lo ordenado en Deuteronomio 27. Se describe en Josué 8:31 como “un altar de piedras sin labrar, sobre el que ningún hombre había levantado hierro”.
Este lugar es conocido por los lugareños como “Al-Burnat”, o “sombrero de copa” en árabe, y es considerado por los arqueólogos como un ejemplo extremadamente raro y significativo de los primeros asentamientos israelitas. Es el único de este tipo en la zona. El consenso de los arqueólogos sitúa este lugar claramente cultual a principios de la Edad de Hierro, en torno al siglo XI AEC, o cuando los israelitas empezaron a poblar la tierra de Canaán. Otros arqueólogos sitúan esa fecha en el siglo XII o en la Edad de Bronce tardía.

“Altar de Josué” en el sitio arqueológico del Monte Ebal, 15 de febrero de 2021. (Cortesía de Shomrim Al Hanetzach)
“Se trata de un yacimiento importante, perteneciente a la oleada de asentamientos en las tierras altas en la fase inicial de la Edad de Hierro”, dijo el profesor Israel Finkelstein, uno de los principales investigadores del mundo sobre los asentamientos de la Edad de Hierro en la región. Finkelstein habló con The Times of Israel en febrero de 2021, cuando el monte Ebal era noticia tras las acusaciones de que estaba siendo destruido por los pueblos árabes locales en el curso de la construcción de una carretera.
“Por lo que puedo juzgar, data del siglo XI antes de Cristo. Como tal, puede entenderse que representa a los grupos que establecieron el reino de Israel (el Reino del Norte) en el siglo X AEC En otras palabras, se trata de un yacimiento israelita temprano”, declaró a The Times of Israel.
El difunto profesor Zertal de la Universidad de Haifa excavó el yacimiento en la década de 1980, incluyendo un gran altar rectangular que aparentemente se construyó sobre un altar redondo anterior. Stripling dijo que la lápida procedía de la tierra excavada originalmente en este altar redondo.

Representación artística del yacimiento arqueológico del monte Ebal y de los montones de tierra cribados por el Dr. Scott Stripling y su equipo en 2019. (Cortesía: Abigail Leavitt/Associates for Biblical Research)

“En cuanto la vi [la tablilla], supe lo que era porque estas tablillas de maldición son conocidas. El corazón casi se me sale del pecho”, dijo Stripling.
Además del hecho de que se trata de una inscripción hebrea temprana -si no la más temprana- encontrada en la Tierra de Israel, Galil dijo a The Times of Israel que este hallazgo pone fin a la actual discusión académica sobre si los israelitas sabían leer y escribir.
“Sabemos que desde el momento en que llegaron a Israel, los israelitas sabían escribir, incluido el nombre de Dios, con claridad”, dijo Galil. “No es demasiado sorprendente; la gente ya sabía escribir en otros lugares”, añadió.

Podría decirse que es la primera evidencia escrita del nombre de Dios, YHVH, según el epigrafista de la Universidad de Haifa, el profesor Gershon Galil. (cortesía de Associates for Biblical Research)

Las lecturas fueron realizadas por Galil y Pieter Gert van der Veen, de la Universidad Johannes Gutenberg de Maguncia. En declaraciones a The Times of Israel, Stripling dijo que la lectura incluye las palabras “arur” (maldito) y “Y-H-V-H” (un acrónimo de Dios).
“Recuperamos 40 letras, 40 en el interior y el exterior de la tablilla. Y todas estaban en esta escritura protoalfabética que data de la Edad de Bronce tardía”, dijo Stripling.
Galil explicó a The Times of Israel que el texto está escrito en su mayor parte en una escritura arcaica protocananea, con algunas letras procedentes de jeroglíficos. La última fecha del análisis epigráfico lo situaría en torno al siglo XII, mientras que algunos elementos están datados incluso antes.
El texto mayoritariamente en hebreo, postuló, fue escrito por los israelitas como un documento legal interno, una forma de contrato social, que advertía a la persona contratada de lo que sucedería si no cumplía sus obligaciones.

Una traducción al inglés de la lectura del profesor Gershon Galil de la tablilla de maldición de plomo del siglo XIII AEC encontrada en el monte Ebal. (Cortesía de Associates for Biblical Research)
Según los investigadores, se lee: “Maldito, maldito, maldito – maldito por el Dios YHW./ Morirás maldito./ Maldito seguramente morirás./ Maldito por YHW – maldito, maldito, maldito”.
Galil dijo que la estructura es un quiasto paralelo, que se encuentra en otras partes de la Biblia, así como en otros textos del Cercano Oriente de la época. Pero hasta ahora, los investigadores sostenían que la Biblia solo se escribió -si no se compuso- cientos de años después de la datación planteada para este texto.
“Ahora vemos que alguien pudo escribir un quiasco” en el siglo XII antes de Cristo. Ya no hay que hablar de si los israelitas sabían leer y escribir en la época del rey David, dijo.
“La persona que escribió este texto tenía la capacidad de escribir todos los textos de la Biblia”, afirmó Galil.

 

Suscríbete a nuestroNEWSLETTER

Ingresando tus datos aquí, y recibirás noticias y novedades de CJCH en tu mail.