La actual ola de terror en Israel: Principales características e implicaciones

Medio Oriente, NOTICIAS, Opinión

Por General de Brigada (Reserva) Yossi Kuperwasser (Centro de Asuntos Públicos de Jerusalén) (*)

 

La reciente ola terrorista de tiroteos y apuñalamientos en las grandes ciudades israelíes de Beer Sheva, Hedera y Bnei Brak muestra varias características significativas que la distinguen de anteriores oleadas terroristas como la ola de 2015-16 (conocida como la “Intifada de los cuchillos”). Todos los ataques fueron perpetrados dentro del Israel anterior a la línea de 1967, socavando la sensación de seguridad entre muchos israelíes que querían creer que no eran objetivos del terror.

Tres de los cuatro terroristas eran ciudadanos árabes israelíes, uno de la aldea beduina de Hura y los otros dos de la ciudad de Umm al-Fahm. Los israelíes, incluyendo a los servicios de seguridad, no esperaban que los árabes israelíes llegaran tan lejos. La afiliación de los dos terroristas árabes israelíes de Umm al-Fahm con el Estado Islámico fue una sorpresa, ya que el terrorismo contra Israel no ocupa un lugar destacado en su orden de prioridades, y no tiene una estructura organizada entre los palestinos y los árabes israelíes.

El gobierno israelí y los servicios de seguridad querían creer que al mejorar la situación económica en la Autoridad Palestina y Gaza, podrían ganar al menos una tranquilidad temporal. Invertir dinero en la sociedad árabe israelí también se consideró una forma de reforzar su interés en integrarse en la sociedad israelí y mantenerlos alejados de actividades violentas y delictivas.

La Autoridad Palestina y Hamás, así como elementos del liderazgo pragmático de los árabes israelíes, pueden aprovechar los gestos económicos y hasta cumplir con lo que se espera de ellos, pero no tienen el control total de las amenazas terroristas. Además, la Autoridad Palestina y Hamás continúan avivando el terror y el odio, y Hamás llama a hacer terror desde las áreas que no están bajo su control, incluyendo a los árabes en Judea y Samaria y dentro de Israel. La mayoría de los palestinos, incluidos muchos árabes israelíes que se consideran palestinos, están comprometidos con la narrativa palestina de una lucha continua contra el sionismo.

La reciente ola terrorista de tiroteos y apuñalamientos en las grandes ciudades israelíes de Beer Sheva, Hedera y Bnei Brak muestra varias características significativas que la distinguen de anteriores oleadas terroristas desde la de 2015-16 (conocida como la “Intifada de los cuchillos”). Estas nuevas características sorprendieron al gobierno israelí, a las organizaciones de seguridad y al público, a pesar de que había expectativas de un repunte del terror en vísperas del mes sagrado del Islam, el Ramadán. De hecho, la avalancha de ataques expuso percepciones erróneas y dejó sorprendentemente claro que las “reglas del juego” que se creía que la otra parte defendía ya no siguen vigentes.

Los ataques terroristas fueron perpetrados dentro de la Línea Verde (antes de 1967) de Israel

Israel se acostumbró a ataques terroristas esporádicos en Judea y Samaria y en el este de Jerusalén. Al mismo tiempo, el resto del país disfrutaba de una relativa calma y se consideraba más o menos seguro. Por lo tanto, los ataques socavaron la sensación de seguridad de muchos israelíes que querían creer que, según las reglas del juego no escritas, no eran objetivos del terror contra los israelíes que viven en los territorios “ocupados” desde 1967. Con respecto al terrorismo de Gaza, se esperaba rondas periódicas de disparos de cohetes mientras Cúpula de Hierro proporciona una sensación de protección contra ellos. Sin embargo, los apuñalamientos y tiroteos terroristas cara a cara más crueles en las calles de las ciudades dentro de la Línea Verde fueron inesperados y crearon una sensación de inseguridad e impotencia. Los israelíes también se dan cuenta de que los ataques podrían haber resultado en terribles bajas masivas si los terroristas no hubieran sido abatidos a tiros tan rápidamente. En dos de los tres casos, la respuesta rápida ocurrió por casualidad o por parte de civiles.

Árabes israelíes como terroristas

 

Tres de los cuatro terroristas eran ciudadanos árabes israelíes, uno de la aldea beduina de Hura y los otros dos de la ciudad de Umm al-Fahm. A la luz de la participación de muchos árabes israelíes en los violentos disturbios durante la Operación Guardián de los Muros de mayo de 2021 de Gaza, las violentas protestas de enero contra la plantación de árboles en el Negev y las entusiastas celebraciones de bienvenida a los terroristas y agitadores árabes israelíes liberados, el surgimiento del terror árabe interno no debería haber conmocionado a los israelíes. Sin embargo, fue una sorpresa contundente. Los israelíes, incluidos los servicios de seguridad, no esperaban que los árabes israelíes llegaran tan lejos. Se “supone” que los actos terroristas son llevados a cabo por los palestinos que viven en los territorios. En cambio, esta regla no escrita de juego también fue desafiada y rota. (Para un análisis en profundidad de las actitudes hacia la violencia entre las diferentes categorías de árabes israelíes, consulte “Un análisis en profundidad de las fuerzas que impulsan los disturbios árabes israelíes de mayo de 2021”).

El papel del Estado Islámico (IS) Daesh

Los israelíes se acostumbraron a los ataques terroristas de miembros de grupos terroristas palestinos o de terroristas palestinos individuales motivados por la continua incitación y el adoctrinamiento del odio de la Autoridad Palestina y otras organizaciones terroristas. IS no fue considerado una amenaza directa, ya que el terror contra Israel no ocupa un lugar destacado en su orden de prioridades, y no tiene una estructura organizada entre los palestinos y los árabes israelíes. De ahí que la afiliación de los terroristas árabes israelíes, especialmente los dos de Umm al-Fahm, con Daesh fue una sorpresa que ni siquiera las fuerzas de seguridad estaban preparadas para afrontar. Aunque lo más probable es que Daesh no haya ordenado los ataques, inmediatamente aprovechó la adopción de la organización por parte de los terroristas y lanzó una campaña de incitación con la esperanza de ganar popularidad e inspirar a más palestinos y árabes israelíes a involucrarse en el terror. Vale la pena señalar que en el apogeo del poder de Daesh (2015-18), varias docenas de árabes israelíes buscaron unirse al grupo en su lucha en Siria. Algunos lograron hacerlo, algunos murieron y otros se vieron obligados a regresar a Israel y fueron arrestados por un tiempo relativamente corto.

La totalidad de la lucha palestina contra el sionismo y los supuestos económicos defectuosos

El gobierno israelí y los servicios de seguridad querían creer, y se convencieron de que mejorando la situación económica en las áreas de la Autoridad Palestina y en Gaza, podrían lograr al menos una tranquilidad temporal y salir del paso en el delicado período de las fiestas religiosas y nacionalistas del mes de abril. Creían que la Autoridad Palestina combatiría el terror en las áreas bajo su control, y Hamás mantendría la calma y refrenaría a las otras facciones en Gaza. Invertir dinero en la sociedad árabe-israelí también se consideró una forma de reforzar su interés en integrarse en la sociedad israelí y mantenerlos alejados de actividades violentas y criminales. Aunque estas suposiciones pueden ser correctas, pierden el punto.

La Autoridad Palestina y Hamás, así como elementos del liderazgo pragmático de los árabes israelíes, pueden aprovechar los gestos económicos y hasta cumplir con lo que se espera de ellos, pero no tienen el control total de las amenazas terroristas. Además, lo que es más preocupante, la Autoridad Palestina y Hamás continúan avivando el terror y el odio, y Hamás llama al terror en las áreas que no están bajo su control, incluidos entre los árabes en Judea y Samaria y dentro de Israel. La distinción entre los diferentes componentes del pueblo palestino con respecto a la

violencia y el terror se está volviendo menos relevante. Esto puede atribuirse principalmente a Hamás y sus partidarios en Israel, quienes promovieron ese mensaje en mayo de 2021 y desde entonces lo han convertido en un elemento central de su propaganda, incluyendo la reunión del 26 de marzo de 2022 en Gaza con el objetivo de incitar a los árabes israelíes a confrontar Israel.

Para resumir, la frustración del público israelí también provino de la brecha entre sus expectativas de los servicios de seguridad y el sistema judicial por un lado, y la realidad por el otro. La impresión actual es que los servicios de seguridad no estaban preparados para lidiar con las nuevas reglas. Se sabía que dos de los tres árabes israelíes tenían afiliación con Daesh y habían sido arrestados en el pasado y liberados después de breves períodos de prisión. Sin embargo, no estaban bajo ninguna vigilancia. Una semana después del primer ataque de un simpatizante de Daesh en Beer Sheva, los dos terroristas de Umm al-Fahm lograron hacerse con un gran arsenal de armas sin que nadie lo notase. Incluso después de que el gobierno prometiera mejorar las medidas de seguridad, el terrorista del área de Jenin logró conducir un automóvil armado a través de la cerca de seguridad sin ser vigilado.

La respuesta israelí fue un intento de garantizar, en la medida de lo posible, que pondría fin a la ola de ataques. Un esfuerzo intensificado para controlar los intentos de llevar a cabo ataques, junto con una mayor presencia y actividad de las fuerzas de seguridad en las ciudades palestinas y a lo largo de la valla de seguridad, permitió a las fuerzas de seguridad frustrar en el último minuto un ataque de un escuadrón de la Yihad Islámica Palestina desde la área de Jenin y Tulkarem. Tres terroristas fueron abatidos y un cuarto fue detenido, y se realizaron arrestos en áreas controladas por la Autoridad Palestina. También se redujo el número de trabajadores palestinos que ingresan a Israel sin autorización. Los esfuerzos paralelos dirigidos a los árabes israelíes sospechosos de afiliación con Daesh llevaron a muchos arrestos. Si bien llegaron tarde, estos esfuerzos, acompañados de un mayor presupuesto policial, pueden dar sus fritos. Sin embargo, aún no está claro hasta qué punto el gobierno comprende el significado de las reglas del juego que se han visto modificadas; algunos de esos cambios ocurrieron hace casi un año pero, aunque eran bien conocidos, no provocaron cambios en la política y actitud del gobierno. Si se comprende plenamente la nueva realidad, entonces los esfuerzos antiterroristas deben persistir e incluir una campaña de gran alcance para incautar armas ilegales, aplicar medidas severas contra los incitadores y adoptar un enfoque más severo por parte de los tribunales hacia los involucrados en el terrorismo, reafirmar el control en territorios no gobernados y más.

¿Por qué ahora?

¿Por qué ocurrió esta ola de terror ahora? Parece provenir de la incitación en curso por parte de la Autoridad Palestina y otros grupos terroristas, la mayor devoción islamista por el Ramadán, las emociones nacionalistas en el “Día de la Tierra”, la inspiración del “éxito” de los ataques iniciales y la creciente frustración por la marginación de la cuestión palestina en los escenarios internacional y regional. La Cumbre de Neguev con los ministros de Relaciones Exteriores de Egipto, Marruecos, los Emiratos Árabes Unidos, Bahrein y los Estados Unidos reflejó ese fenómeno. La condena de los ataques por parte de los ministros de Asuntos Exteriores árabes participantes y más tarde por el propio presidente Erdogan de Turquía, destacó la profundidad del cambio en la región.

El presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, es responsable de gran parte de la incitación, incluso por su insistencia en pagar salarios a los terroristas arrestados y estipendios mensuales a las familias de los terroristas asesinados. Sus gastos ahora incluirán pagos a las familias de los terroristas muertos en los últimos ataques y enfrentamientos con las fuerzas de seguridad, y también para los terroristas detenidos. Sin embargo, Abbas evitó cualquier referencia al primer y segundo ataque, y solo bajo la presión israelí y estadounidense emitió una condena muy débil del tercero. Mientras tanto, el movimiento Fatah, que él lidera, y su brazo terrorista, las Brigadas Al-Aqsa, elogiaron los ataques.

Lo que realmente enfureció a la Autoridad Palestina fue el éxito israelí al frustrar el intento de un ataque terrorista significativo por parte de los agentes de la Yihad Islámica Palestina. De hecho, el portavoz de Abbas y otros dignatarios de la Autoridad Palestina denunciaron con dureza el ataque preventivo israelí. Si bien Abbas parece consciente de que la campaña terrorista está erosionando constantemente su poder, no hace nada para detenerla.

¿Qué viene después? Los grupos terroristas apoyados por Irán, como la Yihad Islámica Palestina y Hamás, pueden lanzar ataques más organizados y llamar a los árabes en los territorios e Israel a participar en la campaña terrorista. Si fallan, la opción de ataques terroristas y bombardeos de cohetes desde Gaza también puede estar a la vista. Israel debe mantener una alerta muy alta en todos los frentes en el futuro previsible. Israel también debe tener en cuenta que si Estados Unidos e Irán llegan a un acuerdo para restaurar el acuerdo nuclear, los recursos iraníes disponibles para los grupos terroristas radicales crecerán sustancialmente.

 

(*) General de brigada. (res.) Yossi Kuperwasser es Director del Proyecto sobre Desarrollos Regionales en Medio Oriente en el Centro de Jerusalén. Anteriormente fue Director General del Ministerio de Asuntos Estratégicos de Israel y jefe de la División de Investigación de la Inteligencia Militar de las FDI.

 

Suscríbete a nuestroNEWSLETTER

Ingresando tus datos aquí, y recibirás noticias y novedades de CJCH en tu mail.