Senado: Homenaje a José Avayú Beresi ( Z.L.)

Chile, NOTICIAS

El senador Kenneth Pugh ( RN  ) ofreció un discurso de homenaje a José Avayú Beresi ( Z.L.) en el Senado de la República, a través de la siguiente intervención:

“ En nombre del Comité Renovación Nacional e Independientes, agradezco la oportunidad de rendir un homenaje sentido y profundo a quien fuera don José Avayú Beresi (Z’’L), quien falleció el pasado mes de marzo a la edad de noventa y un años, en Santiago.

Un querido esposo, padre, abuelo y bisabuelo, destacado dirigente de la Comunidad Judía de Chile, oficial de la Reserva Naval Yates y empresario del rubro automotor.

Como en muchas historias de familias de inmigrantes que llegaron a Chile en el siglo pasado, su padre fue un visionario y un emprendedor, don Alberto Avayú Alazdraqui, quien se avecindó a principios de los años veinte en la Región de Valparaíso, que represento, y fundó hacia 1922 la empresa “Alberto Avayú, Compañía Comercial e Industrial” en la ciudad de Valparaíso.

Sus hijos, José, a quien recordamos ahora, y León, son oriundos de Viña del Mar.

José Avayú nació el 17 de agosto de 1930 en Viña de Mar y asistió al prestigioso colegio inglés Mackay, para luego ingresar a la Escuela Naval en Valparaíso.

No tengo dudas de que esa formación que recibió a temprana edad como cadete naval, al igual que su hermano León, forjó su carácter y temple, bajo la imagen y modelo de Arturo Prat, que siempre lo acompañó en su vida.

Decide ingresar a temprana edad a la empresa de su padre en 1951, con apenas veintiún años de edad, donde le corresponde asumir importantes responsabilidades, en una empresa que se comienza a expandir y a industrializar, siendo junto a su padre y hermano, socios fundadores de lo que es hoy la empresa Indumotora, una empresa centenaria.

José Avayú participó en muchísimas actividades. El Senador Coloma -por su intermedio, Presidenta- se refería al plano personal, al plano humano, al plano que dignifica a la persona. Yo quiero solo destacar algunos de los elementos y qué dijeron algunas personas respecto de lo que les tocó vivir con él.

Tal como se señaló, fue un exitoso empresario automotriz, que fue capaz de tener presencia no solo en el país, sino en varias naciones del continente, pudiendo así dar empleo a muchísimas personas.

También fue capaz de establecer y mejorar vinculaciones internacionales, entendiendo que el mercado automotriz es importador, y sus contactos y conexiones con el medio este le dieron todas las posibilidades de hacerlo.

El directorio de la Asociación Nacional Automotriz de Chile (ANAC) recalca que “a lo largo de su vasta trayectoria, don José destacó por su gran aporte al desarrollo de la industria automotriz nacional y su estrecha colaboración con el comercio internacional. Siempre mostró la mejor disposición para trabajar con y para el sector, con el fin de avanzar en los temas relativos a este”.

Son múltiples las expresiones de personas que trabajaron con él.

Quiero recordar a un colaborador cercano, Richard Kouyoumdjian, quien estuvo a cargo de una de sus empresas, quien señaló: “Una persona notable, que hizo empresa, cercano a los clientes y con todos sus colaboradores, un marino de corazón y que siempre entregó todo sin esperar nada a cambio”.

Así, en esta semblanza se refleja lo que fue este hombre, este hombre que fue capaz de trascender en el tiempo por sus acciones.

Él sintió un apego muy especial por el mar, probablemente por todas las actividades a las cuales se vio ligado.

Fue parte de las primeras promociones de los cursos de oficiales de la reserva naval yates, o CAOR Yates, donde alcanzó el grado de teniente primero.

También fue un apasionado de la aviación civil, por lo que no es de extrañarse que la Aviación Naval lo acogiera y lo nombrara piloto naval honorario, luciendo con mucho orgullo la piocha del albatros solitario.

Si bien conocí a temprana edad a Pepe, como cariñosamente lo llamábamos todos, fue su pasión por el servicio naval y su querida tierra de Israel la que lo llevó en 1997 a asistir a la ceremonia de entrega de dos lanchas misileras Saar 4 a Chile, donde llegó con su completa tenida de marino de gala número 1 para presenciar en la mar este histórico acontecimiento navegando frente a las costas de Haifa el día 1 de junio. Eso le significó un grave accidente: se cayó en una escala y se fracturó; pero él se mantuvo erguido, con su enseñanza, para evitar que se pudiera producir algún problema en una ceremonia. Yo era uno de los dos comandantes que recibían el mando de la mar y pude valorar ese gesto en toda su magnitud.

Su pasión por sacar adelante diferentes organizaciones lo llevó a ser fundador y luego director de la Corporación Patrimonio Marítimo de Chile, donde su labor fue reconocida por su contribución permanente a la difusión del patrimonio del mar. Compartimos juntos en la misma organización y teníamos en común nuestra pasión por la historia naval y marítima de Chile.

Debo decir que tuve la fortuna de conocerlo en todas sus áreas: como empresario, como marino, como historiador y protector del patrimonio marítimo. Pero, lo más importante, lo conocí en el área humana.

Si bien era un gran hombre, de una contextura impresionante, su generosidad, su amistad era mucho mayor.

Dentro de las múltiples organizaciones que le tocó dirigir, fue también director de la Fundación Mar de Chile, para acercar el mar a todos los chilenos y todas las chilenas. Hoy nuestra educación no lo considera. Él se preocupaba porque se contara con peces en los cuadernos de los niños.

Ese es don José Avayú. Un hombre que se dedicó por completo a sus pasiones, como empresario y con su familia.

Hoy su familia lo va a extrañar mucho. Por eso, a la distancia quiero mandar un sentido pésame a su señora, Fanny Guiloff, esperando que se pueda recuperar y esté un poco mejor; a sus cuatro hijos; a Eduardo, que ha tenido que asumir la responsabilidad de llevar adelante estos momentos.

Pepe, junto con Fanny, son abuelos y bisabuelos de diecisiete nietos y veintisiete bisnietos. Esa es la capacidad que tenemos para entender cómo las familias se van multiplicando en el tiempo.

Junto con su hermano León, y quiero destacarlo, fue capaz de liderar enormes actividades. Los dos se posicionaron en todo el Cono Sur. No voy a nombrar las marcas de los vehículos de los que ellos se encargaron, pero sí señalo lo que la gente que servía con ellos decía respecto de estos jefes.

Esta larga trayectoria de José en el mundo automotriz nacional e internacional permitió generar vínculos muy especiales con todas las áreas donde proveía.

Finalmente, quiero referirme a la vida como un integrante de la comunidad judía chilena.

Pepe se destacó por ser un gran dirigente. Y eso es algo que todos reconocen.

En la tradición judía se escribe al final del nombre, cuando un ser querido fallece, las letras Z»L, que son las abreviaciones de las palabras en hebreo Zijronó Lebrajá, que significa de “Bendito Recuerdo”.

Hoy realizamos este recuerdo de lo que fue la vida de este destacado hombre, porque ese sentido pésame, que enviamos hoy, queremos que sea un reconocimiento a todos aquellos que llegaron a Chile en diferentes momentos, que fueron capaces de formar sus familias, de forjar sus empresas y salir adelante como emprendedores, sin perder nunca sus convicciones, su fe.

José Avayú, Pepe, fue capaz de mantener eso siempre.

A la distancia, lo recuerdo y le deseo, como todos los albatros que vuelan alto, que tenga ese destino, esa inmensidad.

Espero poder llegar finalmente a entregar una piedra de recuerdo, tal como se hace en aquellos cementerios judíos, donde ellos están enterrados.

Pepe, José Avayú, tenemos una impresionante cantidad de cosas que decir de ti, pero debemos ser breves. Por eso, en esta pequeña síntesis quisiera recordar a ese hombre, a ese empresario, a ese comunicador, a esa persona preocupada del patrimonio, a ese marino, pero especialmente a ese querido amigo.

Muchas gracias, señora Presidenta.

He dicho”.

 

En la ocasión también ofreció una breve intervención el senador Juan Antonio Coloma.

Suscríbete a nuestroNEWSLETTER

Ingresando tus datos aquí, y recibirás noticias y novedades de CJCH en tu mail.