74 años de cooperación para la paz

NOTICIAS, Opinión

Por Gerardo Gorodischer

La independencia del naciente Estado de Israel estuvo marcada por el entusiasmo

de quienes habían vivido 2000 años de exilio y de quienes abogaban por su creación 100 años antes. Sin embargo, detractores y autodenominados enemigos de Israel arremetieron con fuerza. 74 años después, hay consenso sobre la necesidad de privilegiar la vida y el bienestar de la población.

Con el firme convencimiento de que la paz es el valor más importante que se puede entregar a quienes habitan un país o una región, Israel, Emiratos Árabes Unidos y Bahréin han firmado los Acuerdos de Abraham, a lo que se suma la reciente normalización de las relaciones con Sudán y Marruecos. Se ha abierto un espacio en que el conflicto dejó de ser el camino. Estos acuerdos demuestran una nueva conciencia sobre la necesidad de pasar del enfrentamiento al diálogo: el único camino para lograr la paz.

Israel, la única democracia de Medio Oriente, y sus aliados, están promoviendo un nuevo paradigma que puede cambiar la Región, poniendo al centro la cooperación.
Símbolo de esta vocación fue la creación de la Agencia Israelí de Cooperación Internacional para el Desarrollo (MASHAV), en 1958, que ha capacitado a más de 300.000 personas de 140 países -incluyendo ciertamente a Chile- en temas como agricultura, salud, educación, emprendimientos, innovación, recursos hídricos, entre muchos otros.

Israel también envía delegaciones con ayuda humanitaria a zonas de desastre y emergencia. Estuvo en el terremoto de Haití (2010), el huracán en Filipinas (2013) y el terremoto de Nepal (2019). Hoy está atendiendo a enfermos y heridos en Ucrania.

Si hablamos de Chile, Israel está ayudando a enfrentar una sequía que no da tregua. De la mano de la Embajada de Israel en Chile, el reconocido modelo de Gestión Hídrica se está llevando a las regiones que más lo necesitan. De norte a sur se están generando soluciones concretas para combatir este grave problema.

La relación con Israel es importante, pues nos acerca a los avances de un país que invierte casi el 5% de su PIB en Innovación y Desarrollo.
Más de siete décadas de amistad entre Israel y Chile, y una activa agenda de cooperación impulsada por el anhelo de avanzar juntos hacia un futuro promisorio, permiten proyectar esta relación, que ha puesto al centro a las personas, ayudando a resolver problemas que afectan sus vidas.

Los judíos de Chile trabajamos por ser una comunidad integrada al país, aportando conocimiento y experiencia en distintos ámbitos. Apoyar una relación bilateral valiosa para ambos países, es también parte de nuestra misión.

¡Jag Haatzmaut Sameaj!

(Fuente: Suplemento Israel de El Mercurio, domingo 15 de mayo de 2022 )

Suscríbete a nuestroNEWSLETTER

Ingresando tus datos aquí, y recibirás noticias y novedades de CJCH en tu mail.