Embajadores de la ONU en todo el mundo prueban las innovaciones israelíes del sector de la tecnología alimentaria

Israel, NOTICIAS

Embajador de Israel ante las Naciones Unidas, Gilad Erdan
Itongadol

El evento se llevó a cabo en un hotel del centro de Manhattan, a solo unas cuadras de la sede de la ONU en Turtle Bay, y fue organizado por la Misión de Israel ante la ONU informó el The Jerusalem post.

Mientras decenas de embajadores de las Naciones Unidas de todo el mundo se reunían el jueves por la noche para degustar las innovaciones israelíes en el sector de la tecnología alimentaria -queso cremoso hecho sin leche de vaca, carne a base de garbanzos, huevos veganos, leche de macadamia- el embajador de Israel ante la ONU, Gilad Erdan, instó a sus colegas a que grabaran el delicioso evento en sus memorias.

«Hay un inmenso sesgo en las Naciones Unidas», dijo Erdan ante unos 250 embajadores, funcionarios y líderes judíos. «Como representantes de sus Estados, que a veces votan para señalar a Israel, les insto a que [recuerden este acontecimiento]. Más allá de ser un refugio para un pueblo que aún sufre prejuicios y violencia, Israel es un centro de innovación con el objetivo de contribuir a resolver los problemas del mundo. Hay que destacar a Israel, pero sólo por el inmenso bien que está aportando al mundo.
«Hemos decidido darles a todos ustedes una «muestra» de nuestra visión compartida, tanto en sentido literal como figurado. Una muestra del papel dominante de Israel en un sector que está a punto de cambiar el mundo y asegurar nuestro futuro: la tecnología alimentaria. Así pues, en lugar de asar carne de ave y de vaca, estamos hoy aquí para explorar las carnes cultivadas, las proteínas de origen vegetal, los huevos sin pollo y la leche sin vaca. Estos avances son absolutamente notables y están teniendo un verdadero impacto».
Tras su discurso, Erdan dirigió a los diplomáticos en el canto de Hatikvah, el himno nacional de Israel.

El acto se celebró en un hotel del centro de Manhattan, a pocas manzanas de la sede de la ONU en Turtle Bay, y fue organizado por la Misión de Israel ante la ONU, coincidiendo con el 74º Día de la Independencia del Estado judío. Entre los ponentes se encontraba Osnat Shostak, jefa de desarrollo empresarial de Supermeat, una empresa israelí de tecnología alimentaria que produce carne sin sacrificio a partir de células animales.

Con sede en Nueva York, Shostak explicó que el Estado del Imperio es un centro creciente de innovación en tecnología alimentaria, una industria de tecnologías que están alterando la forma en que fabricamos y distribuimos los alimentos al aumentar la sostenibilidad y la asequibilidad.

«Cultivamos nuestros propios pollos», dijo. «Fíjese en cómo están aumentando los precios de los pollos en todo el mundo. Nosotros podemos producirlos de forma más asequible».
En total, cinco responsables de startups israelíes de tecnología alimentaria presentaron y ofrecieron muestras para degustar, y explicaron que el prometedor sector pretende abordar el hambre en el mundo y los demás macrodesafíos a los que se enfrenta la Tierra, incluida una de las cuestiones más acuciantes que asolan a la humanidad: ¿Cómo puede el mundo alimentar a 9.700 millones de personas para 2050?

Las empresas expuestas fueron: Supermeat, Innovopro «The Chickpea Protein Revolution», Milkadamia, productores de leche de macadamia vegana, ReMilk, productor de leche cultivada, y YoEgg, creadores del huevo vegetal.

Ouinibani Konate, embajador adjunto de Burkina Faso en África Occidental, declaró al Post que, aunque disfrutó viendo los expositores y probando nuevos alimentos, no sabe si la innovación israelí puede contribuir a resolver el hambre en el mundo. «[No] conozco realmente los detalles», dijo.
La muestra se celebró con el telón de fondo de la actual invasión rusa de Ucrania, que comenzó el 24 de febrero. El embajador de este último país ante la ONU, Sergiy Kyslytsya, dijo que estaba impresionado con la tecnología alimentaria israelí presentada. Señaló que «lamentablemente hay algunas implicaciones políticas».
Afirmó que la innovación israelí podría ayudar a combatir el hambre en el mundo, que está aumentando bruscamente como consecuencia de que la guerra en Ucrania interrumpe la cadena de suministro. «Algunas de las tecnologías que estoy viendo aquí, por ejemplo, la hidroponía, podrían ayudar absolutamente», dijo Kyslytsya al Post. «Los israelíes tienen tecnologías únicas; son muy espectaculares. Estoy sorprendido y seguro de que habrá un mercado increíble para estas tecnologías israelíes, no solo en los países desarrollados que pueden permitírselo, sino también en el tercer mundo.»

«El mundo se beneficiará absolutamente de la innovación israelí», dijo Kyslytsya.

Suscríbete a nuestroNEWSLETTER

Ingresando tus datos aquí, y recibirás noticias y novedades de CJCH en tu mail.