Estrenan documental sobre el embajador de Israel que dio asilo a Presidente de la Unidad Popular

Israel, NOTICIAS

Anoche, en el Museo de la Memoria y los DDHH fue estrenado el corto documental Podemos y Debemos que relata la desconocida labor de la diplomacia israelí para dar refugio a los chilenos perseguidos tras el golpe militar de 1973. El acto fue patrocinado por Bnai Brith y el Centro Progresista Judío.

El realizador del documental Raúl Gamboni recabó testimonios y documentación inéditos sobre el embajador Moshé Tov, quien entre 1973 y 1975 gestionó el asilo de 300 chilenos en Israel, entre ellos el líder de la coalición allendista, Benjamín Teplizky.
Llamadas anónimas a media noche, documentación sin identidad, traslados encubiertos y oficinas convertidas en dormitorios. Estos son parte de los ingredientes del corto documental “Embajador Moshé Tov: podemos y debemos”, que revela los entretelones del trabajo realizado por la Embajada de Israel en Santiago entre 1973 y 1975 para dar asilo político a unos 300 chilenos, entre ellos el entonces presidente de la coalición de partidos de la Unidad Popular, Benjamín Teplizky.
Según los reportes de prensa rescatados en la investigación, de los aproximadamente 300 asilados en Israel, hubo al menor 30 que iniciaron el proceso refugiándose en las dependencias de la sede diplomática israelí en Santiago, ubicada en aquel entonces en un edificio de oficinas frente al Parque Forestal.
Según el testimonio de Rivka Bercovich, una ex funcionaria de la Embajada, el embajador Tov instruyó acomodar a los refugiados en las oficinas de la sede diplomática y hacerse cargo rápidamente de sus necesidades, especialmente leche y pañales para los más pequeños.
En el documental, la historiadora Valeria Navarro explica que los diplomáticos y funcionarios de la embajada pusieron en riesgo sus propias vidas para evitar que se violara la inmunidad de sede diplomática y actuaron coordinadamente con legaciones de otros países para salvar las vidas de los perseguidos políticos.
En el caso de Benjamín Teplizky, de acuerdo al relato de su hijo Daniel, una vez finalizada su reclusión en Isla Dawson, el Gobierno de Israel fue el primero en llegar con toda la documentación y logística para darle asilo, lo que se concretó a fines de 1974, sumándose el resto de la familia pocos meses después.
Cabe señalar que la proeza diplomática del embajador Moshé Tov contó con el apoyo del entonces primer secretario Benjamín Orón y se realizó bajo las instrucciones de los cancilleres israelíes Abba Eban, primero, e Yigal Alon, después.
En forma póstuma, en septiembre de 2015, el Gobierno de Chile realizó un reconocimiento público y entregó una distinción a la familia de Moshé Tov, “por su valiente y desinteresada ayuda humanitaria, que contribuyó a salvar la vida de miles de chilenos y extranjeros perseguidos por la dictadura”. ( Radio Jai ).

Suscríbete a nuestroNEWSLETTER

Ingresando tus datos aquí, y recibirás noticias y novedades de CJCH en tu mail.