Informe denuncia la parcialidad de la comisión de la ONU contra Israel

Antisemitismo, NOTICIAS

La Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Navi Pillay, habla durante una conferencia de prensa en la sede europea de las Naciones Unidas en Ginebra, Suiza, el lunes 2 de diciembre de 2013. (AP/Keystone, Salvatore Di Nolfi)

El Foro Jurídico Internacional (ILF), junto con una coalición mundial de más de 25 organizaciones, publicó este lunes un importante informe en profundidad (“Investigación fija: la Comisión de la ONU sesgada contra Israel”), en el que se califica a la comisión del Consejo de Derechos Humanos de la ONU dirigida por Navi Pillay que está en marcha contra Israel como “singularmente inédita, injusta y completamente carente de imparcialidad o de cualquier base legal”.
Creada supuestamente a raíz de la campaña de autodefensa de Israel contra Hamás, que disparó unos 4.500 cohetes contra civiles israelíes en mayo de 2021, la resolución del CDHNU por la que se crea la Comisión ni siquiera menciona a Hamás, un grupo terrorista palestino reconocido internacionalmente, ni el derecho de Israel a la autodefensa.
En lugar de ello, la Comisión, que se espera que presente sus conclusiones iniciales en junio, condenará injustamente al Estado judío, al tiempo que dará vía libre a los grupos terroristas palestinos, que acaban de lanzar una nueva ola de violencia, matando al menos a 19 israelíes desde marzo de este año. Además, la Comisión tendrá una absurda carta blanca para investigar a Israel a perpetuidad, incluso antes de su creación en 1948.
Un gran número de miembros bipartidistas del Congreso ya han escrito al secretario de Estado, Antony Blinken, expresando su grave preocupación por la parcialidad de la Comisión y su discriminación de Israel.
El presidente y director general de la ILF, Arsen Ostrovsky, declaró: “Esta Comisión es una completa burla del derecho internacional y equivale a un ataque total contra el Estado judío. No hace más que subrayar la persistente, sistemática e implacable parcialidad del CDH contra el Estado de Israel, al que se le niega sistemáticamente la igualdad ante el organismo de la ONU y se le declara culpable desde el principio. Cuando se trata del CDH, Israel no tiene ni siquiera una oportunidad”.
En particular, los firmantes del informe expresaron su “profunda preocupación” por el nombramiento de Navi Pillay por parte del CDHNU para presidir esta Comisión, dada su “prolongada parcialidad y hostilidad hacia Israel”, ya que se ha referido escandalosamente a Israel como un “régimen de apartheid” y ha acusado al Estado judío de “crímenes de guerra” y “crímenes contra la humanidad”. Pillay también ha defendido abiertamente el boicot contra Israel y ha tenido vínculos con organizaciones e individuos afiliados al Frente Popular para la Liberación de Palestina (FPLP), designado como grupo terrorista por Estados Unidos, la UE, Canadá e Israel, entre otros.
Ostrovsky dijo: “El nombramiento de Navi Pillay como presidenta convierte en una completa farsa las propias normas y directrices del CDHNU sobre las comisiones de investigación, que exigen un historial probado de independencia e imparcialidad, algo de lo que Pillay carece manifiestamente, por lo que debería recusarse inmediatamente”.
Dore Gold, ex embajador de Israel ante las Naciones Unidas y actual presidente del Centro de Jerusalén para Asuntos Públicos (JCPA), autor del prefacio de este informe, señaló que, con el nombramiento de Navi Pillay para dirigir esta “Comisión de Investigación” contra Israel, esta “se convertiría en otra entidad [de la ONU] basada en el juego sucio y no en la estricta legalidad internacional con un mínimo de imparcialidad”.
Ostrovsky sugirió: “En lugar de que el CDHNU centre su atención en los verdaderos y apremiantes abusos de los derechos humanos en todo el mundo, está, una vez más, despilfarrando millones de dólares y recursos para continuar con su implacable obsesión por Israel y, en el proceso, socavando la propia credibilidad del Consejo, al tiempo que obstruye la paz en la región y no hace más que alimentar un mayor antisemitismo en todo el mundo”.
Los firmantes del informe concluyen: “Todos los que realmente se preocupan por el Estado de derecho, la justicia y el avance de la paz en Oriente Medio, deberían denunciar a esta Comisión por su parcialidad inherente y negarse a concederle cualquier tipo de legitimidad o credibilidad”.
Israel ha anunciado que no cooperará con la investigación de la ONU, señalando que Pillay ha respaldado “el vergonzoso libelo” que califica a Israel de nación de apartheid y ha apoyado el movimiento de boicot contra Israel.
El CDHNU es conocido por su prolongado sesgo contra Israel. El expresidente de Estados Unidos, Donald Trump, se retiró del CDHNU en 2018 debido a esto.
Sin embargo, el gobierno de Biden regresó a la organización el año pasado, aunque reconoció su “enfoque desproporcionado” en Israel.

 

Suscríbete a nuestroNEWSLETTER

Ingresando tus datos aquí, y recibirás noticias y novedades de CJCH en tu mail.