Más de 100.000 inmigrantes se trasladaron a Israel en los últimos 4 años

COMUNIDAD, Israel

NATI SHOHAT/FLASH90

La ministra de Aliyá e Integración, Pnina Tamano-Shata, anunció el creciente número de judíos de la diáspora que han llegado al Estado judío en los últimos años. Sin embargo, si por ella fuera, la afluencia no ha hecho más que empezar.

En una conferencia de prensa con los cofundadores de Nefesh B’Nefesh, el rabino Yehoshua Fass y Tony Gelbart, dijo que más de 100.000 nuevos inmigrantes se han trasladado a Israel desde otros países en los últimos cuatro años.

“Es un logro enorme”, dijo, señalando que “nuestro destino es como un pueblo, unido”.

El año pasado, más de 4.000 judíos de Estados Unidos hicieron aliyá. Formaron parte de los más de 27.000 judíos de todo el mundo que se trasladaron al Estado judío en 2021, lo que supuso un aumento del 30% de la inmigración en general.

“Creo que podemos hacer aún más”, declaró el ministro, señalando que Israel espera terminar el año “con más de 60.000 olim de todo el mundo”.

Durante su estancia en Nueva York, el ministro también participó en el “Celebración del desfile de Israel”, al que acudieron decenas de miles de personas para mostrar su apoyo al Estado judío.

 

Tamano-Shata sabe lo que se siente; ella misma llegó de Etiopía en 1984, cuando era sólo una niña.

La ministra de Aliyah e Integración, Pnina Tamano-Shata, durante el Foro de Resiliencia Social de Israel Hayom, el 30 de marzo de 2022 | Foto de archivo: Oren Ben Hakoon

Aunque depende de los judíos elegir dónde quieren vivir, cree que también es tarea de Israel cumplir una importante misión: “continuar con el movimiento del sionismo y motivar a los judíos para que vayan a Israel en tiempos malos, en tiempos rutinarios y en tiempos urgentes”.

Los tiempos urgentes se refieren a la actual guerra de Rusia en Ucrania, que ha llevado a miles de refugiados a Israel, así como a una próxima huida de judíos de Etiopía, donde se está librando una guerra en la zona de Tigray. La ministra señaló que hay una pequeña comunidad judía en Tigray a la que Israel está tratando de ayudar, y cree que los 3.000 etíopes con relaciones de primer nivel en Israel podrán venir finalmente.

También mencionó que representantes de la Agencia Judía para Israel y la oficina del rabino principal de Israel irán a la India en las próximas semanas para reunirse con miembros de la comunidad B’nei Menashe que reclaman ascendencia judía.

“Tenemos que considerar a todas y cada una de las comunidades judías como iguales”, dijo, y añadió que traer a los judíos de todas partes a la patria judía “nos llevará al objetivo que queremos alcanzar. Ondearemos juntos la bandera de Israel”.

Una vez que las diferentes comunidades de judíos -geográfica y religiosamente- están en Israel, es vital que se integren en la sociedad en su conjunto, dijo, destacando la importancia de la educación y el aprendizaje del hebreo para que esto ocurra.

En los 74 años transcurridos desde la creación del Estado de Israel, dijo, “hemos construido una sociedad cohesionada” con una sólida infraestructura que incluye viviendas y carreteras, “pero tenemos que construir una sociedad fuerte, y no se puede hacer si se construye shvatim v’shvatim – “tribu por tribu”- con cada uno viviendo por separado como en el antiguo Israel”.

La conferencia de prensa se celebró en parte para discutir el papel de Nefesh B’Nefesh en ayudar a los judíos norteamericanos a hacer aliyá en los últimos 20 años y cómo ha cambiado.

Fass señaló que, al principio, cada familia recibía un “compañero” designado para llamar y comprobar su estado. En su mayor parte, eso ya no es necesario, ya que la gente tiene sus propios apoyos incorporados. También ha desaparecido la entrega de teléfonos móviles israelíes nada más bajar del avión, porque 20 años después todo el mundo tiene el suyo propio.

También señaló que Nefesh está en su cuarta etapa, ya que sigue innovando programas y ampliando su misión. Uno de los éxitos actuales ha sido la utilización de su centro en Jerusalén como ventanilla única para los refugiados ucranianos que hacen aliyá, donde pueden reunirse con representantes de varios ministerios israelíes de inmigración.

Uno de los nuevos programas que se pondrán en marcha este verano es un campamento para niños cuyas familias llegan cuando no hay colegio. El programa, de tres semanas de duración, emparejará a los jóvenes con otros niños que ya han hecho aliyá, además de con niños nacidos en Israel.

Fass dijo que se espera que 125 niños participen en la sesión inaugural de verano.

Durante su estancia, los niños aprenderán algo de hebreo, tendrán la oportunidad de hacer amigos y experimentarán un aterrizaje más suave en un nuevo país mientras los padres están ocupados instalando sus nuevos hogares. (Israel  Hayom )

Inmigrantes etíopes

Israel recibió hoy a unos 180 inmigrantes de Etiopía con origen judío o familiares cercanos en el país, en un vuelo procedente del país africano, y mañana prevé la llegada de 160 personas más como parte de un plan para traer a miles de etíopes.

Los nuevos inmigrantes, que pueden optar a la ciudadanía israelí en virtud de la llamada Ley del Retorno, aterrizaron este mediodía al Aeropuerto Internacional Ben Gurión de Tel Aviv, según informó el Ministerio de Inmigración y Absorción israelí.

Es el primer vuelo con inmigrantes de Etiopía desde marzo de 2021, y con el siguiente de mañana se cumplirá la primera ronda de una operación que pretende llevar a unos 3.000 etíopes a Israel.

Esto forma parte de un plan aprobado el pasado noviembre ante el recrudecimiento del conflicto armado entre fuerzas gubernamentales y los rebeldes de la región de Tigray.

Herzog saludando a los judíos etíopes. Foto: Amos Ben-Gershom (GPO)

La mayoría de personas que llegan estos días -desde bebés hasta octogenarios- tiene parientes de primer y segundo grado en Israel.

Actualmente, unos 160.000 judíos etíopes o descendientes viven en Israel, e integran uno de los colectivos más pobres y con tasas más altas de desempleo, que suele denunciar una política estatal discriminatoria.

La mayoría llegó al país en las décadas de 1980 y 1990.

El año pasado hubo disputas entre miembros del Gobierno ante la aprobación de esta nueva remesa de inmigrantes, y fue la presión de la comunidad etíope-israelí la que logró que el Ejecutivo accediera a evacuar a sus familiares de Etiopía al recrudecerse los combates armados. EFE y Aurora.

Suscríbete a nuestroNEWSLETTER

Ingresando tus datos aquí, y recibirás noticias y novedades de CJCH en tu mail.