Los palestinos exigen elecciones a medida que crece el descontento con el liderazgo

Medio Oriente, NOTICIAS, Opinión

Abogados palestinos protestan contra el gobierno de la Autoridad Palestina por decreto y exigen el regreso a la legislación parlamentaria normal, en Ramallah la semana pasada (Crédito de la foto: MOHAMAD TOROKMAN/REUTERS)

Por Khaled Abu Toameh (Jerusalem Post)

Cientos de activistas políticos y académicos palestinos están preparando una petición para exigir que los líderes de la Autoridad Palestina celebren elecciones generales sin demora. La nueva petición, que se anunciará en las próximas semanas, refleja el descontento generalizado con los líderes de Ramallah. También refleja la aguda crisis a la que se ha enfrentado la dirección de la Autoridad Palestina en las últimas semanas a la luz de las protestas de abogados, ingenieros y profesores y el aumento de las actividades de los pistoleros en el norte de Cisjordania.

La demanda de celebrar nuevas elecciones se produce más de un año después de que el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, cancelara las elecciones parlamentarias y presidenciales, que se suponía que tendrían lugar en mayo y julio de 2021.

Aunque Abbas, de 87 años, citó la negativa de Israel a permitir que las elecciones se llevaran a cabo en Jerusalén, muchos palestinos argumentan que la verdadera razón por la que canceló las elecciones fue su temor de perder la votación ante sus rivales del Hamás. No quiere que su facción fragmentada de Fatah sufra otra humillación, similar a la de 2006, cuando Hamás ganó las elecciones parlamentarias.

“La situación palestina es complicada y se complica cada día más”, dijo Mustafa Barghouti, secretario general de la Iniciativa Nacional Palestina y excandidato presidencial, al sitio web palestino Safa. “Ahora estamos trabajando, junto con un nutrido grupo de personalidades y partidos, en una iniciativa para emitir un documento, firmado por miles de personas, llamando a celebrar elecciones generales sin demora”. Según Barghouti, el objetivo principal de la nueva iniciativa es enfatizar el principio de asociación democrática y un liderazgo nacional unificado. “Ahora es el momento de que la gente recupere su derecho a la democracia y las elecciones”, dijo. “Si el pueblo no ve una forma democrática de obtener sus derechos, recurrirá a la violencia, y esto es lo que estamos presenciando recientemente”.

La nueva campaña de Barghouti se produjo días después de una acción similar de Nasser al-Kidwa, ex ministro de Asuntos Exteriores de la Autoridad Palestina, que fue expulsado de la facción gobernante Fatah el año pasado tras anunciar su intención de presentarse a las elecciones parlamentarias en una lista separada. Kidwa, sobrino del exlíder de la OLP Yasser Arafat, lanzó su campaña bajo el título “Iniciativa de Rescate Nacional” con el objetivo de presionar a los líderes de la Autoridad Palestina para que respalden reformas y cambios importantes en el sistema político y las instituciones palestinas. Docenas de figuras palestinas se han adherido a la iniciativa de Kidwa.

“Presentamos esta iniciativa más de un año después de la cancelación de las elecciones presidenciales y legislativas y la insistencia en febrero de este año en la convocatoria del Consejo Central de la OLP de una manera que fue legal y políticamente defectuosa”, se lee en un comunicado emitido por Kidwa y su equipo. “En medio del continuo deterioro severo de todos los aspectos de la vida palestina, que ha sido recibido con complacencia política, esta iniciativa es un esfuerzo para prevenir el colapso inminente. Buscamos impulsar una movilización nacional que pueda efectuar un cambio profundo y extenso en el sistema político palestino y reconstruir sus instituciones, con el objetivo de empoderar a nuestro pueblo para enfrentar las amenazas existenciales masivas y nacionales que enfrentamos”.

Las iniciativas de Barghouti y Kidwa son vistas por los analistas políticos palestinos como un desafío directo a Abbas y al gobierno autoritario de los líderes de la Autoridad Palestina.

¿Está preocupado Mahmoud Abbas?

Sin embargo, hasta ahora, Abbas y sus principales asesores no parecen estar preocupados en absoluto por los llamados a reformas y elecciones. Tampoco parecen estar preocupados por la posibilidad de un levantamiento contra ellos. Las fuerzas de seguridad palestinas siguen siendo leales a la Autoridad Palestina y controlan la situación, y no hay señales de que esto vaya a cambiar en un futuro próximo.

“La gente que está detrás de estas iniciativas dice que ya es suficiente”, dijo el analista político Abdel Kareem Salameh. “La gente quiere cambios; dicen que no están de acuerdo con la forma en que el presidente Abbas y quienes lo rodean manejan los asuntos de los palestinos. Estos son los signos iniciales de una revuelta contra el liderazgo palestino”.

Invasión del sistema judicial

El liderazgo de la Autoridad Palestina se ha enfrentado en las últimas semanas a una protesta sin precedentes de cientos de abogados palestinos contra la “invasión” de Abbas en el sistema judicial, señaló Salameh. Los abogados se oponen a los movimientos de Abbas para crear leyes o enmiendas a través de “decretos presidenciales” en ausencia del parlamento palestino, el Consejo Legislativo Palestino, que ha estado paralizado desde 2007, cuando Hamás tomó el control de la Franja de Gaza.

Los decretos de Abbas son vistos por expertos legales palestinos y activistas de derechos humanos como otra señal de su desprecio por la independencia del sistema judicial y los intereses del pueblo palestino. Los abogados ahora amenazan con intensificar sus protestas en los próximos días, una medida que paralizaría efectivamente a todo el poder judicial y allanaría el camino para más escenas de anarquía y anarquía en Cisjordania.

Además de los abogados, los sindicatos que representan a los ingenieros y maestros palestinos también han lanzado sus propias protestas, acusando al gobierno de la Autoridad Palestina de no implementar los acuerdos para mejorar sus condiciones de trabajo y aumentar sus salarios.

Sin embargo, las protestas de los abogados, ingenieros y maestros no son el único desafío que enfrenta el liderazgo palestino.

Los principales problemas: el control absoluto de Abbas, la anarquía y la anarquía

Para muchos palestinos, el principal problema sigue siendo el control absoluto de Abbas sobre el proceso de toma de decisiones y su negativa a compartir poderes con otros. Además, muchos palestinos están preocupados por la anarquía y la violencia en sus comunidades.

La reciente decisión de Abbas de nombrar a su principal confidente, Hussein al-Sheikh, para el puesto de secretario general del Comité Ejecutivo de la OLP ha enfurecido no solo a sus opositores políticos de larga data, sino también a varios altos funcionarios de Fatah. Estos funcionarios veteranos ven la decisión como un intento por parte de Abbas de allanar el camino para que Sheikh, de 61 años, se convierta en el próximo presidente de la Autoridad Palestina.

“En los últimos años, la Autoridad Palestina ha estado dirigida solo por tres personas”, dijo un funcionario veterano de Fatah que anteriormente se desempeñó como ministro del gabinete. “Además de Abbas y Hussein al-Sheikh, el jefe del Servicio General de Inteligencia, Majed Faraj, también se ha convertido en un actor dominante e influyente en la arena política palestina. Mucha gente está desafiando el derecho del trío a representarlos”.

 

Mientras tanto, la situación de seguridad sobre el terreno, especialmente en el norte de Cisjordania, parece haber agravado los desafíos que enfrentan Abbas y el liderazgo de la Autoridad Palestina. En las ciudades más grandes allí, Nablus y Jenin, existe la sensación de que la Autoridad Palestina ha perdido el control debido al aumento de las actividades y la presencia de hombres armados pertenecientes a Fatah y la Yihad Islámica Palestina.

Abbas es reacio a controlar a los grupos armados, porque sabe que se enfrentaría a una reacción violenta del público palestino. Ya enfrenta fuertes críticas por negarse a implementar las resoluciones de las instituciones de Fatah y la OLP para detener la coordinación de seguridad y suspender todos los acuerdos firmados con Israel. No puede permitirse el lujo de ser visto como un subcontratista de la guerra contra el terrorismo del Ministerio de Defensa de Israel.

Abbas sabe que él y sus políticas no son del agrado del público. En los últimos días, ha resurgido una campaña en línea que le pide que renuncie, y muchos palestinos lo acusan de “colaboración” con Israel, reprimir a los opositores políticos, corrupción e imponer sanciones económicas a la Franja de Gaza gobernada por Hamas. Sin duda, también está al tanto de las recientes encuestas de opinión pública que muestran que una abrumadora mayoría de palestinos quieren que renuncie.

El reciente ataque con disparos contra el ex ministro de Hamás, Nasser al-Shaer, en el pueblo de Kafr Kallil, cerca de Nablus, ha reforzado la sensación de que las fuerzas de seguridad de la Autoridad Palestina están perdiendo el control de la situación. Hamás afirma que el ataque, que dejó a Shaer con heridas moderadas en las piernas, fue llevado a cabo por miembros de Fatah vinculados a los servicios de seguridad de la Autoridad Palestina. Muchos palestinos ven el ataque en el contexto del esfuerzo de la Autoridad Palestina por silenciar a sus críticos y disuadir a otros de hablar en contra de Abbas y los altos mandos del liderazgo palestino.

Culpar a Israel de todo

Mientras tanto, el liderazgo de la Autoridad Palestina continúa responsabilizando a Israel de las crisis políticas y de seguridad. En una reunión con miembros del Congreso de EE.UU. en Ramallah esta semana, el primer ministro de la Autoridad Palestina, Mohammad Shtayyeh, acusó nuevamente a Israel de sabotear sistemáticamente la solución de dos estados a través de sus acciones sobre el terreno. “Seguiremos trabajando para romper el hecho consumado que Israel está tratando de imponer en nuestra tierra y nuestro pueblo”, dijo Shtayyeh, ignorando por completo los desafíos que enfrenta el liderazgo de la Autoridad Palestina por parte de sus oponentes políticos y las bandas armadas en el norte de Cisjordania.

“El liderazgo palestino sigue enterrando la cabeza en la arena”, comentó otro analista político. “La mayoría de la gente ya no está interesada en hablar de una solución de dos estados, porque se dan cuenta de que no funcionará. Es por eso que ahora están enfocando su atención y esfuerzos en la necesidad de solucionar todos los problemas en el hogar. El pueblo quiere elecciones, democracia y el fin del caos y la anarquía. Si el liderazgo palestino en Ramallah no se despierta, es posible que pronto veamos una rebelión popular contra Abbas”.

Suscríbete a nuestroNEWSLETTER

Ingresando tus datos aquí, y recibirás noticias y novedades de CJCH en tu mail.